Anda el personal de lo más revolucionado (“¡un Valium, please!”), con la detección de un rapero “yoyas”, que vamos, que por detener a uno (y bien detenido está) han abierto toriles y han salido “broncas” desarrapados por cientos, para arrasar Barcelona como cabestros en estampida desde hace ya ocho noches “per la llibertat d’expressió”, dicen…Mientras tanto Echenique en Madrid…

La renovación del Consejo General del Poder Judicial, que se viene dando por “inminente” desde hace varias semanas (“¡que viene, que viene, shusst, shusst!”) no enerva lo ánimos, sino que los excita.

Y en éstas estábamos, cuando hemos llegado al 23F, o sea, a su cuarenta aniversario. No se conmemora el golpe, sino su fracaso. No nos confundamos; que alguno ha querido ver en el acto un gesto de añoranza de los tiempos pasados.

Tiempos que no volverán, entre otras cosas porque el 70% de los estudiantes no sabe qué pasó entonces, y así no hay forma de añorar nada. Ignoran que en esta fecha de 1981 hubo un intento de golpe de Estado, y a los que les suena el nombre de Tejero dicen que es un actor de “Aquí no hay quien viva”.

Y luego nos quejamos de los Informes PISA. Aunque, bien pensado, no les falta razón: «Aquí no hay quien viva».

Y en éstas estábamos, 23F digo, cuando va el rey Felipe VI y, ni corto ni perezoso, agarra, va, se arranca por peteneras y elogia la figura de su padre, reivindicándose como buen hijo del “gran ausente” de la jornada, el “emérito de Abu Dabi” (¿”rey emérito” o “jeque emérito”? ¿O «el emérito Abu»?). A lo mejor Mamen Mendizábal ya está preparando un “Palo y Astilla” para ellos.

Pero no les gustó a los de Podemos, aunque eso no sea noticia, porque a Podemos no le gusta nada que venga de La Zarzuela. Para escenificar su repulsa a la monarquía parlamentaria surgida de la Constitución de 1978, el portavoz de Podemos, Pablo Echenique, pasa de largo por delante de los reyes, la princesa Leonor y la infanta Sofía, sin mirarlos. Sin miramientos.

Hombre, no se le pueden pedir peras al olmo; nadie podía esperar que Echenique se levantara de su silla y se cuadrase formalmente, de pie y dando taconazo legionario, para hacer una reverencia a sus majestades (“¡milagro, milagro! ¡Echenique haciendo reverencias a los reyes!”). ¡Para genuflexiones está él! Pero vamos, que un gestito que no fuera levantar el dedo corazón de una mano tampoco habría estado de más, por eso del respeto a las instituciones y tal.

Echenique no saluda al rey
Echenique derrapa accidentalmente y no consigue parar ante SM Felipe VI en el saludo protocolario durante la recepción del 23F.

Sí, ya sé. Mi amigo Diego (amigo, socio y CEO de TYB) me hace notar que la que va detrás de Echenique también pasa por delante sin mirar a la familia real. La rapidez de la escena, vista por televisión, no permite identificar a la susodicha. Esto, y la mascarilla. Eso sí: tiene una «hermana gemela» en la bancada “podemita”.

Es la segunda vez en veinte días que Echenique hace un desplante al rey, a la reina, a la princesa de Asturias y a su hermana, la infanta. Y digo yo que de Felipe VI y de las dos niñas podría entender que pase de largo, aunque quede grosero y maleducado (“¡sácame la minga, Dominga..!”, cantaba el “porta-coz” de los morados no hace tanto). Pero hacerle la cobra a la reina no lo tengo yo tan claro, porque Letizia, a pesar del paso de los años que la cirugía no logra ocultar (su paso por los quirófanos), sigue teniendo atractivo, digo yo… Un “tiento”, al menos, sí tiene. Alguno, además del rey, ha podido comprobarlo. No es mi caso: escribo de oídas, «mi reina»…

Estamos con estos gestos y criticarlos no sale gratis. Joaquín Prat y Risto Mejide han tenido que clavar rodilla en tierra y pedir perdón a Echenique en sus programas de Cuatro (Mediaset), por criticarle el ‘tuit’ en el que apoyaba a los bárbaros saqueadores de comercios de Barcelona, Valencia, Granada y Madrid “per la llibertat d’expressió”, ya digo, de un rapero mediocre y «yoyas».

A Ana Rosa Quintana (Mediaset también, pero Tele 5) la llama “vasalla” en ElNacional.Cat el guionista televisivo Darío Porras, el mismo que glosa el tamaño del pene del actor estadounidense homosexual Jonathan Bennett. Un gran trabajo de investigación periodística, por cierto, consistente en aumentar “haciendo lupa” en una foto el reflejo del «aparato» del actor en el culo de un vaso. Con perdón por lo del culo. Pero es que ha sido así. Todo un Pulitzer.

Concluyo explicando por qué creo que la peña está “de los nerrrrviossssss”. No les gusta ni que el “presi”, Pedro Sánchez haya anunciado ayudas de once mil millones de euros para empresas, pymes y autónomos, que sufren la crisis provocada por la pandemia del Covid. “El paquete del presidente del Gobierno es muy escaso”, han llegado a quejarse de inmediato desde la oposición del PP. Parece que a todo el mundo le ha entrado «la neura» por los paquetes, a ver quién la tiene más larga, debe ser…

Y que conste que decir que «les ha entrado la neura» no va con alusiones subliminales a la «Neurona», esa que no existe, esa que ellos no tienen, que no saben/no contestan y que no aparece en el digital de Dina Bousselham, La Última Hora! Prensa libre e informada donde las haya…