En Semana Santa ha sido tradición siempre la torrija. La que te comes por el día y la que te pillas por la noche.

Tendencia y Belleza - %filename$

La de comer es esa rebanada de pan bañada en leche a la que se le añade canela y corteza de limón, que se pasa por huevo batido y se fríe en abundante aceite; se sirve espolvoreada con azúcar o bañada en miel. También se puede empapar en vino. Esta opción es favorita de los curas.

La otra acepción es borrachera, embriaguez. Qué ricas están las torrijas y qué bien sientan…

Hoy en el 7º de palabrería.