Fue en la década de los sesenta en el momento en que Antonio Gimeno llegó a Almonacid de Zorita, para pasar un par de semanas en la Urbanización Novedosa Sierra. Acabó echando raíces en La Alcarria. Fue el metre de La Hípica. Y más tarde adquirió El cortijo. Después regentó al Hípica y, al fin, en 1987, levantó el emprendimiento de vida de una familia, con la construcción del presente negocio familiar: El Hostal Los Arcos.

Nacido para ofrecer servicio a los trabajadores de la planta de energía nuclear de Zorita, el negocio se ha amoldado a los cambios conforme pasó el tiempo. Y si bien las situaciones se lo pusieron bien difícil a la hostelería de la comarca, no solo por la pandemia sino más bien asimismo por la despoblación, la familia de Antonio Gimeno prosigue haciendo un trabajo con ilusión para ofrecer servicio a sus clientes del servicio, varios de ellos, distintas edades de exactamente las mismas familias.

El Hostal Los Arcos tiene 20 habitaciones dobles, y extensos comedores, en los mucho más de 800 m2 de un edificio, que a lo largo de años fue el líder de los trabajadores de Zorita. Entonces, la plantilla de Los Arcos llego a ser de 12 e inclusive 15 personas, que cubrían 3 turnos de comidas. Actualmente, el negocio utiliza a tres personas. Aun de esta forma, sus dueños abren cada día con exactamente la misma ilusión y deber. Su menú del día tiene una bien ganada popularidad local, con 3 primeros, 3 segundos y postres caseros, al precio de 10 euros. Se puede soliciar cada día de la semana, aun todos los sábados y cada domingo.

La especialidad de la cocina del Hostal Los Arcos son los modelos de la tierra, como el cordero asado, carrillada, mollejas, costillas al horno o paella. Estas son solo varios de los platos que pertenecen a un menú, siempre y en todo momento casero, de cocina de siempre.

Álvaro Gimeno y su hermana Ana han nacido y se han criado en Almonacid, y como es natural, prosiguen con un negocio familiar que sus progenitores levantaron con tanto esfuerzo y sacrificio. Si bien las situaciones cambiaron debido al cierre de la central de energía nuclear, el potencial turístico de Almonacid, y generalmente de La Alcarria, les hace sostener la ilusión.

“La atrayente oferta cultural de Almonacid, con el Museo de Cela como emblema primordial, o la práctica de deportes al aire libre para todos y cada uno de los públicos, incluyendo las sendas de senderismo, la pesca deportiva o la práctica de escalada, son ciertas de las razones por las cuales hay que venir a conocer Almonacid”, asegura Álvaro.

El ambiente natural de la comarca es verdaderamente bonito, “pero inmerecidamente poco popular”, añade Álvaro. La Urbanización Novedosa Sierra, el Club Náutico o La Playa, “son un lujo”, pero además de esto, Almonacid tiene espacios para gozar de la naturaleza “como el merendero de la Fuente Vieja o La Fuente de la Gruta”. Y es imposible charlar de Almonacid sin llevar a cabo mención a la Virgen de la Luz, “es pequeña, pero hermosa, y todo el pueblo le tiene una enorme devoción”, afirma.

Según el hostelero, existen muchos fundamentos para conocer Almonacid, y “desde la Hostal Los Arcos, invitamos a todos a conocer de una región hermosa donde gozar de la civilización, la naturaleza y más que nada de una increíble gastronomía”, acaba Álvaro.

#Hostal #Los #Arcos #negocio #familiar #con #mucho más #treinta #años #historia #Almonacid #Zorita

Fuente: Comunicae