Como es natural, es dependiente bastante del carácter de la pareja, de su forma de concebir ese día tan particular, del rincón en el que vivan, etcétera. Pero las tendencias de las bodas este año apuestan por estaciones, hasta la actualidad menos populares, como son el otoño y el invierno.

Wedding Planner Barcelona proporciona ciertos avisos sobre las virtudes de las bodas en otoño y también invierno

Boda en otoño
La mayor parte de la gente jamás organizarían una boda en otoño, en tanto que se tiende a meditar que el otoño no es una temporada alegre, como la primavera y el verano.

De todos modos, el otoño es una estación de colores cálidos y, por consiguiente, una boda en otoño es muy sugerente. El paisaje en los meses de otoño se tiñe de cobrizo, naranja, oro y colorado.

En el aire se siente el perfume de la vendimia, el fragancia del heno y las castañas, todo ello creando un ámbito caluroso y romántico conveniente para cualquier clase de boda.

Localización para una boda en otoño
Dentro de un muy elegante salón de un bello y pintoresco castillo o dentro de una vieja y atractiva villa en el campo, son los sitios mucho más correctos para ordenar una boda a lo largo de los meses de otoño.

Evidentemente, no se aconseja ordenar una boda en espacios libres, no solo por las heladas temperaturas sino más bien asimismo por el peligro de lluvias repentinas y rachas de viento.

En todo caso, si se quiere dejar que los convidados admiren los colores y el pintoresco paisaje otoñal, la mejor solución es ordenar un piscolabis al aire libre bajo un característico cenador, y después moverse a un espacio interior para comer o cenar.

Menús y decoraciones de otoño
En la decoración de una boda, aun en la vajilla y en las mesas en otoño, se tienen que ver todos los tonos de esta estación, los centros de mesa se tienen la posibilidad de realizar con setas, castañas, piñas, racimos de uvas y candelas doradas.

Además de esto, las piñas, los rizos de castaño o las hojas de naranjo son idóneos como tarjetas de rincón propios, prestando asistencia a ofrecer a la mesa ese aspecto levemente rústico propio de la estación otoñal.

En los platos del menú, el personaje principal solo puede ser el chocolate (una vez que se dejase de lado en los meses de verano por el calor), se tienen la posibilidad de elaborar platos elaborados con chocolate (muy sabrosos, refinados y exquisitos) o con castañas y trufas, una tarta nupcial rellena de chocolate (con leche, negro o blanco) e inclusive pasteles y tartas de chocolate, que se van a ofrecer en el bufé de postres y después no tienen la posibilidad de faltar las almendras garrapiñadas, de chocolate evidentemente, que acompañan a los recuerdos de boda.

El aspecto de boda ideal, en una boda en otoño, para obsequiar a los convidados es una botella de vino nuevo, o puedes seleccionar un pisapapeles con forma de uva o un abrebotellas de plata.

Maquillaje, vestido de novia y peinado para bodas de otoño
Ordenar una boda en otoño, tiene además de esto otra virtud: el peinado y el maquillaje duran mucho más que en los calurosos y vergonzosos meses de verano, merced al tiempo fresco de los meses de otoño.

Además de esto, las novias tienen la oportunidad de ornamentar su vestido con datos y tonos de rosa viejo o dorado, estos datos se tienen la posibilidad de retomar en el peinado y como es natural en el ramo.

Se aconseja llevar, a lo largo de la temporada de otoño, un vestido de novia tradicional con encaje y tul. Los guantes rápidos, los cubre hombros y los chales tienen la posibilidad de conjuntarse con el vestido.

Boda en otoño = bajo coste
Un aspecto que no se debe menospreciar es que una boda en otoño es, indudablemente, sensiblemente mucho más económica que una boda conmemorada en otras estaciones como la primavera y el verano (siempre y en todo momento las mucho más populares).

Esto hay que al hecho de que varios sitios para bodas y todos y cada uno de los servicios que hay alrededor, como sitios de comidas, servicios de catering, músicos, fotógrafos y floristas acostumbran a realizar costes mucho más bajos a lo largo de la temporada de otoño, sabiendo que todavía hay escasas parejas que escogen casarse en los meses que van de octubre en la época de diciembre.

Además de esto, en este intérvalo de tiempo, se hacen rebajas y descuentos para captar los clientes del servicio potenciales y lograr que las parejas que desean casarse, escojan ordenar su boda en otoño, esta estación mágica y llamativa.

Boda en invierno
Los meses de invierno, o sea, de diciembre a febrero, son meses poco comunes para ordenar una boda, los días son cortos, puede llover cualquier ocasión, hay peligro de nevadas y hace bastante frío.

Además de esto, en el momento de seleccionar la fecha hay que tener en consideración los días festivos, en tanto que la iglesia no frecuenta festejar bodas en días festivos.

No obstante, las bodas en invierno van en incremento. Quizás pues se piensan una estación con puntos mágicos y surrealistas, especialmente si se organiza la boda a lo largo de las vacaciones de Navidad, o quizás por el hecho de que la nieve asiste para hacer bellos panoramas, o por el hecho de que en estos días de frío es mucho más satisfactorio estar cubierto del calor de amigos y familiares.

Vestido de novia para una boda en invierno
El vestido de novia ideal, para una mujer que decidió casarse en los meses de invierno, es de lana o terciopelo y tiene inserciones de seda (como todo el planeta sabe la seda tiene la propiedad de ser cálida en invierno y fría en verano), sobre el vestido se puede conducir un bonito abrigo del mismo color o un cubre hombros de piel envolvente (mejor aún si la piel es ecológica), asimismo se tienen la posibilidad de llevar guantes blancos largos y un sombrero naturalmente a juego con el vestido.

Recepción y fotografías de la boda de invierno
La recepción de una boda en invierno, siempre debe organizarse en sitios cálidos, lo idóneo sería una salón, donde hay una chimenea, dando un ámbito agradable.

Muy romántico es asimismo contemplar un precioso paisaje nevado, desde una terraza cubierta.

La sesión de fotografías puede efectuarse en distintas niveles, por servirnos de un ejemplo, dentro de una característica cabaña o chalet de montaña, o en el exterior, con la novia cubierta en la nieve tal y como si fuera la reina de las nieves.

Si, por contra, la boda se festeja a lo largo del periodo de tiempo navideño, lo idóneo es llevar a cabo las fotografías entre regalos y adornos navideños, incluyendo un majestuoso árbol de Navidad.

Virtudes de casarse en los meses de invierno
Al revés de lo que la multitud piensa, ordenar una boda en invierno tiene muchas virtudes: primeramente, toda la organización de la boda transporta el menor tiempo (es mucho más simple reservar el lugar de comidas escogido y la iglesia preferida, sin arriesgarse a que estén reservados).

Asimismo necesita menos dinero, en tanto que en esta temporada todavía hay poca demanda y, por consiguiente, los sitios de comidas, fotógrafos, floristas, etcétera., habitúan a realizar costes provechosos, en comparación con una boda en verano, para acrecentar la demanda.

Otra virtud, concierne a las novias, a lo largo de los meses de invierno, el maquillaje y el peinado van a tener indudablemente una mayor fijación y aguante a lo largo de todo el día.

Regalos en la boda de invierno
Para esos que deciden ordenar una boda en invierno, tienen que escoger los recuerdos de boda en el tema y el estilo no solo con la boda, sino más bien asimismo con la temporada.

Los recuerdos de boda idóneas son los de cristal, quizás con apariencia de gota o de copo de nieve.

Otra solución puede ser obsequiar a los convidados, utensilios de cerámica o cerámica, rigurosamente blancos.

Para finalizar, si la boda está cerca de las fiestas navideñas, las almendras garrapiñadas tienen la posibilidad de ponerse en lindas bolas de Navidad, quizá de cristal.

Luna de miel de invierno
Para esos que escogen festejar la boda en invierno, no hay nada superior que pasar la luna de miel en un país caluroso, saliendo en los meses de invierno, a sitios exóticos, en verdad, es menos caro y asimismo da la posibilidad de distanciarse por un tiempo ‘del frío.

Para las parejas que adoran el ámbito invernal y el paisaje nevado, el destino ideal es la montaña, donde van a poder alojarse en una cabaña y tomar chocolate ardiente en frente de una chimenea.

#Las #virtudes #casarse #otoño #invierno #Por #WEDDING #PLANNER #BARCELONA

Fuente: Comunicae