La historia de BIC comienza en los suburbios de París, donde Marcel Bich trabajó incansablemente para desarrollar el bolígrafo ideal.

Para ello, tenía una visión clara: proporcionar una experiencia de escritura suave y sin esfuerzo. Su búsqueda de la perfección le llevó a ser el primero en utilizar herramientas de relojería de precisión para fabricar bolígrafos. A finales del año 1950 nació el bolígrafo BIC® Cristal: el primer bolígrafo de alta calidad al alcance de todos.

70 años después, el éxito continúa y el bolígrafo se convierte en el bolígrafo más vendido del mundo y se ha convertido en un producto emblemático que ha acompañado en el día a día a muchas generaciones, que lo han usado para escribir y dibujar o incluso para rebobinar casetes durante los 80 y 90.

Bic cristal

El BIC® Cristal parece extremadamente sencillo, pero es un bolígrafo polivalente y está considerado como el objeto de escritura manual con el mejor diseño del mundo. Desde su comercialización en el año 1950, no ha cambiado su apariencia excepto para integrar el agujero del capuchón para evitar riesgo de asfixia.

Desde sus inicios no se han hecho concesiones ni se ha dejado nada al azar para garantizar que los consumidores reciban un bolígrafo de alto rendimiento y fiabilidad, que proporcione el mismo placer de escritura desde la primera hasta la última línea. Para conseguir esta excelente calidad, se realizan más de 70 controles a lo largo del proceso de fabricación.

El diseño único de BIC® Cristal destaca por su punta esférica: todas y cada una de las puntas son pulidas con polvo de diamante durante cinco días para que sean perfectamente redondas. Además, el logotipo de BIC® hace referencia específicamente a esta punta esférica.

Son muchas las características y curiosidades que hacen que los bolígrafos BIC® sean una referencia. De hecho, los componentes exactos de la tinta de un bolígrafo BIC® son un secreto bien guardado. Como otras curiosidades, el tubo no está completamente lleno para que la tinta pueda expandirse con el calor; y los BIC® Cristal cuentan también con otro agujero en el cuerpo que crea el mismo nivel de presión dentro y fuera del bolígrafo permitiendo que la tinta fluya hacia la punta. Además, los bolígrafos BIC® Cristal son reconocidos como los más duraderos y es cierto, puesto que la longitud de su escritura es de 3 km.

Es conocido también como el “boli” mejor diseñado del mundo y forma parte de la colección permanente del MOMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) y también es parte de la colección del centro de Pompidou en París. Al mismo tiempo, es uno de los pocos productos que se pueden encontrar en casi todos los hogares del mundo y que usan una variedad infinita de personas. De hecho, BIC® Cristal es utilizado por estudiantes, escritores y escritoras de reconocido prestigio, así como por políticos, gobernantes, actores y actrices, periodistas y en un sinfín de actos de escritura llevados a cabo por casi cualquier persona en el mundo. Sería difícil encontrar a alguien que no haya escrito jamás con un BIC® Cristal.

A pesar de que casi no ha cambiado en 70 años, la gama ha evolucionado en más de 60 modelos y 15 colores.  Para celebrar el aniversario, BIC planea un nuevo lanzamiento a nivel mundial en primavera que supondrá toda una innovación para la marca y para el sector de los bolígrafos.

En la actualidad, BIC es líder mundial en artículos de papelería, encendedores y maquinillas de afeitar. En sus 75 años de existencia, la empresa se ha dedicado a fabricar productos esenciales asequibles a los consumidores de todo el mundo. Con este objetivo, los productos BIC se venden en más de 60 países. Sus ventas en 2020 alcanzaron los 1.627,9 millones de euros.