Las chinches de cama son la tercera plaga más frecuente en España, tras las cucarachas y las termitas.

Tras la sepa de actividad, Rentokil Inital sugiere a los establecimientos hoteleros que, de cara a su reapertura y para eludir que la temporada estival se transforme en una pesadilla, efectúen inspecciones en sus instalaciones para eludir los inconvenientes derivados de esta plaga.

Estos insectos son bien difíciles de advertir a fácil vista, pero asoladores una vez se extienden, ya que tienen la posibilidad de llegar a poner hasta 500 huevos en pocos meses.

Dejando atrás un verano en este país tan excepcional como el del año pasado, caracterizado por la sepa de turismo y el enorme bulto de medidas restrictivas, nos encaramos a unos meses estivales que, aun en dependencia de la incidencia del virus y la tasa de vacunación, se prevén algo mejor para los hoteles y pisos turísticos.

Después de los cierres obligados, los hoteles, en su puesta próximo para recibir turistas y asegurarles una estancia confortable, segura y también higiénica, tienen que amoldar sus instalaciones con todas y cada una de las medidas precautorias primordiales. Aparte del Covid-19, el ámbito hotelero debe batallar otro enemigo con la capacidad de transformar la temporada turística en una pesadilla: las chinches, una plaga bien difícil de advertir a fácil vista y que se extiende de manera rápida. Esos que cerraron y también interrumpieron su actividad por la pandemia, lograron haberlo hecho con un inconveniente latente de estos insectos, con lo que, para eludir reactivar su reproducción con el trasiego de los turistas, van a deber efectuar inspecciones en hondura antes de la reapertura y, así, no aumentar un inconveniente que es inseparable al movimiento de clientes del servicio, equipajes y mercancías.

Hábitats favoritos
Las chinches, por su diminuto tamaño -6mm de largo-, tienen el poder de pasar inadvertidas; tienen la capacidad de instalarse en los sitios mucho más ocultos sin que solamente uno se dé cuenta. El ambiente de una habitación es la mucho más favorece, por las condiciones de vida que se dan allí, para la proliferación de las chinches. Varios de los sitios susceptibles de ser revisados antes de instalarse en una estancia son: las costuras de los jergones, el cabecero, las alfombras, los bastidores de las camas, el soporte de maletas, entre las maderas del suelo, los zócalos y rodapiés, las fisuras de las paredes o entre las juntas del papel pintado, las mesillas, armarios, muebles y también, aun, los enchufes y aparatos eléctricos.

De qué forma advertir su presencia
Rentokil Initial, internacional experta en control de plagas y también higiene ambiental, establece una secuencia de rastros que hacen más fácil su identificación:

– Picaduras sospechosas. Como identificarlas a primer aspecto no es labor fácil, una señal de alarma puede ser el hallazgo de pequeñas picaduras que se manifiestas con hinchazón y comezón. El cuello, las manos y las extremidades son las ubicaciones mucho más dispuestas a recibir el ataque de las chinches.

– Máculas oscuras, prácticamente negras cerca del colchón y el somier, especialmente en torno a las juntas y los listones.

– Fragancia desapacible, espeso y espeso.

– Pequeñas máculas oscuras de sangre en la ropa de cama.

– Pieles secas– pequeños restos de las pieles que proceden de las mudas.

– Chinches vivas en juntas de muebles y zócalos.

Régimen con calor, el procedimiento mucho más eficiente
La imagen que tienen los clientes del servicio de un negocio es un aspecto crítico en el campo hotelero, con lo que Rentokil Inital sugiere llevar a cabo inspecciones periódicas precautorias y, en el caso de haber detectado este inconveniente de plagas, emplear métodos renovadores, seguros y sutiles para hacerles frente. Específicamente, el Régimen Térmico Capaz pertence a los sistemas mucho más efectivos contra las chinches, ya que no necesita de artículos químicos y solo es precisa una app. El desempeño es a partir de calor, alcanzando una temperatura entre los 49 y 62ºC donde los insectos mueren, dejando todos y cada uno de los elementos por los que han deambulado limpios y desinfectados.

Se instala velozmente y tiene un aislamiento increíble, lo que afirma que el desarrollo sea veloz, energéticamente eficaz y además de esto disminuye el peligro de que la plaga se expanda a otras habitaciones.

Indudablemente, sostener los establecimientos libres de chinches es una apuesta por la seguridad y la salud de los clientes del servicio, y por la coyuntura económica y la imagen de marca de los hoteles que, tras este annus horribilis, empiezan a conocer la luz en el final del túnel con la ansiada llegada de turistas.

#Consejos #Rentokil #para #volver #actividad #puesta #punto #los #establecimientos #turísticos

Fuente: Comunicae