Ayer cautivaba el paladar foráneo, el día de hoy además de esto lo moviliza. El ‘oro verde’ reconoce en la cuenca malagüeña del Guadalhorce entre las sedes mucho más representativas del turismo de olivares, almazaras milenarias y cata oleícola, donde el AOVE lúcida pasiones y el oleoturismo medra un año tras otro. Testimonia este desarrollo el Cortijo Molino Jabonero, destino favorecido de Villanueva del Trabuco, ubicado en el seno de la Comarca de Antequera y a pocos km de la simbólica Fuente de los Cien Caños, que da nombre a su marca estrella de aceite de oliva.

«Tenemos la posibilidad de resultar un buen destino turístico, pero debemos diferenciarnos de la Costa del Sol: somos un destino de naturaleza», explicó Vanesa Luque, concejala de Villanueva del Trabuco. Pero no solo de turismo ecológico y rural vive este concejo del nordeste de Málaga, parada obligada para los fanaticos del aceite de oliva, por la superabundancia de olivos y almazaras que se emplazan en el interior provincial.

De las 1.270.100 toneladas de aceite de oliva virgen plus que se generan en España, el 85% procede de Andalucía, y esta tradición oleícola se respira con particular intensidad en Guadalhorce y aledaños. Bien difícil sería determinar la aportación del oleoturismo a los prácticamente 1,2 millones de visitantes que Málaga cosechó en 2019, récord histórico para la provincia sureña al que sin lugar a dudas contribuyó esta novedosa modalidad turística, que invita a substituir los viajes de sol y playa por tours oleícolas a través del olivar, el molino, el mesón y otras reliquias del patrimonio etnográfico local.

Leal gerente del oleoturismo en Villanueva del Trabuco es Molino Jabonero, un complejo rural y oleícola con edificaciones del siglo XIX. Aparte del alquiler de viviendas al lado del río Guadalhorce y de espacios para la celebración de acontecimientos, Molino Jabonero se mantiene merced al oleoturismo. «Comenzamos a recibir visitas de conjuntos de institucionales», confesó su dueño, que en este momento da la bienvenida a «varios extranjeros en estos años, desde finlandeses a canadienses», apasionados no solo en las visitas guiadas por un cortijo reconocido en el Patrimonio Histórico Andaluz, sino más bien asimismo en la degustación de los AOVES de su marca Aceite 100 Caños, elaborados con la pluralidad hojiblanca que viene de olivares sitos en Villanueva del Trabuco.

 

«Comunmente estamos trabajando con conjuntos de 10 personas mínimo», aclaran en su página oficial www.MolinoJabonero.com. De noviembre a marzo proponen la oportunidad de presenciar «una demostración de molienda clásico», privilegio que escasas vivencias de oleoturismo en Málaga tienen la posibilidad de igualar. Y sucede que Molino Jabonero tiene una histórica almazara formada por un molino de rulos de grano y otro de sangre, prensas de capacho y tinajas de decantación, a los que se aúnan un mesón y los restos de un acueducto proveído de cao.

Sobre Molino Jabonero
Molino Jabonero es un cortijo malagueño ubicado en el concejo de Villanueva del Trabuco. Cien años de antigüedad y la declaración de Bien de Interés Cultural y Patrimonio Etnográfico Andaluz lo transforman en un destino de referencia para el turismo en Andalucía, poseedor de un museo consagrado a la oleicultura, multitud de espacios habilitados para acontecimientos, y el único aceite de oliva virgen plus 100 Caños.

#Molino #Jabonero #Medra #interés #por #oleoturismo #Guadalhorce

Fuente: Comunicae