¿Que tenemos que hacer para poder viajar a Reino Unido tras el Brexit?, Preguntas y respuestas.

Desde el 1 de enero las reglas para viajar desde España a Reino Unido, y viceversa, han cambiado, después de que los británicos hayan abandonado la Unión Europea. Solo hay 11 meses de periodo transitorio.

El primer cambio que se notará es que aquellos que hayan viajado a Reino Unido o se hayan desplazado desde la isla británica hasta España podrán quedarse hasta 90 días -en un periodo de 180 días- sin necesitar un visado. Lo único que deberán tener listos son los documentos justificativos de estancia y de medios de subsistencia suficientes, entre otras cuestiones, los mismos fijados en el Código de Fronteras de Schengen.

Por tanto, ni los viajes turísticos ni de negocios se verán afectados por los cambios derivados del Brexit hasta noviembre de este año. “Es importante conocer todos los requisitos de entrada y estar preparado”, asegura Santiago Montero, CEO de la plataforma de gestión de viajes corporativos Aervio.

De esta forma, cualquier ciudadano español podrá viajar a Reino Unido tras el Brexit, con su DNI o pasaporte válido hasta el 1 de octubre de 2021. Después de dicha fecha, sólo se podrá ingresar a la región con un pasaporte que tenga una validez mínima de 6 meses. Sólo quienes tienen un permiso de residencia o un permiso de trabajo transfronterizo están exentos de esta regla.

Otro de los aspectos que pueden preocuparnos a la hora de viajar a Reino Unido tras el Brexit con la ‘pandemia que está cayendo’ es la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE), con la que los ciudadanos comunitarios pueden viajar por la UE y acceder a los servicios médicos del destino. En el caso del Reino Unido dicha tarjeta seguirá vigente, ya que el Gobierno británico se ha comprometido a garantizar las regulaciones sanitarias necesarias, similares a las del sistema de la TSE.

VIAJAR A REINO UNIDO TRAS EL BREXIT

Pero desde Aervio recomiendan contratar un seguro de viaje “lo más amplio posible y que pueda cubrir cualquier situación inesperada”, ya que la TSE tiene “ciertas limitaciones”.

En el caso de necesitar transportar perros, gatos o hurones será necesario presentar un certificado zoosanitario que acredite que la mascota lleva el microchip y la vacuna contra la rabia desde hace más de 21 días antes del viaje.

Con todo ello, los vuelos desde y hacia Reino Unido está previsto que operen de la forma habitual y sin interrupción.

Con la puesta en marcha del Brexit, la diferencia es que los ciudadanos españoles que se trasladen a Reino Unido, o viceversa, deberán pasar por controles fronterizos más estrictos, que se traducirá en un mayor tiempo de espera en los controles o aduanas.

También hay que tener en cuenta para viajar a Reino Unido tras el Brexit, que si se produce alguna cancelación o retraso en algún aeropuerto español o de la UE seguirá en vigor lo establecido en la normativa europea, con independencia de la aerolínea afectada. Pero si el vuelo sale de Reino Unido, los derechos de los pasajeros dependerán de cada aerolínea.

Conocidos estos requisitos, solo falta por saber los establecidos por Reino Unido a causa del Covid-19. El Gobierno británico estableció el 8 de enero de este año que todos los pasajeros que lleguen a sus aeropuertos deberán presentar una prueba negativa, realizada en las 72 horas previas al viaje, incluso si se encuentran en tránsito.

Pero además deberán completar un formulario con los datos de contacto para su localización y realizar una cuarentena de 10 días. Y es que desde el 15 de febrero, los británicos han establecido una lista de países (Portugal, Brasil y Sudáfrica, entre otros) cuyos ciudadanos deberán autoconfinarse durante 10 días en un hotel asignado, si proceden de cualquiera de esos países. El viajero será responsable del pago del hotel, el transporte y las pruebas Covid, que suman un total de 1.750 libras esterlinas (unos 2.000 euros).

En el caso de las personas que vuelan desde España, se pueden aislar en la residencia de su elección, pero deben realizar tres pruebas Covid diferentes: una PCR antes de llegar, y dos más estando ya en las islas, con reserva previa al viaje. Esto es, una al segundo día de la llegada con el análisis de cepas/variantes) y la tercera en el octavo día para verificar los resultados.

Por lo que respecta a España, hasta finales de febrero, los vuelos no están prohibidos, si bien sólo están autorizados a transportar pasajeros con nacionalidad española o andorrana, o con residencia permanente en uno de los dos países.

Ante todos estos requisitos, algunos de naturaleza cambiante, Santiago Moreno concluye que es importante que cada persona “tome las precauciones necesarias para protegerse y proteger a los demás”, tanto durante el viaje como en el lugar de destino.