La recién publicada novela expLiCación (2021) teje su crónica recuerdo a recuerdo, en un recorrido por la conciencia del creador que va llenando las páginas con sus experiencias desde los años de la facultad hasta veinte años después.

El libro nace de la necesidad de argumentar con determinado rigor de qué forma marcha la cabeza humana y, al tiempo, mediante la narración de los hechos, el escritor busca expiar los fallos realizados anteriormente. De ahí asimismo este juego de mayúsculas y minúsculas en el título para aunar en él los conceptos de explicación y expiación.

Varios leyentes se van a preguntar quien se encuentra tras esta narración tan impresionante, no obstante, el escritor elige no revelar su nombre, ya que es mucho más bien un ejercicio íntimo de autoexamen con la intención de saldar tienes el pasado. Las causas que le llevaron a publicarla no tienen relación con una búsqueda de popularidad y loas, sino el creador pone en valor el ingrediente filosófico del artículo, sin importar un mínimo tanto que los capítulos contados sean reales como la forma en que reflejan este término que puede ser útil para otros:

«¿Era rigurosamente preciso publicarla? Ya que temo que sí, por el hecho de que entre el barro hay un diamante sobre la explicación de la conciencia que tan rápido se me apareció entendí tenía la obligación de anunciar».

Con independencia de la autoría del artículo, expLiCación es un relato indispensable, abundante en referencias literarias y culturales que van a hacer las exquisiteces de los que leen mucho más ilustrados.

Pero la novela no es solo un paseo y un análisis de lo vivido, sino es en sí una exploración del desempeño de la conciencia, que llevó al creador a saber la relevancia escencial que tiene en la presencia del humano.

«Haciendo este sendero narrativo y existencial llego a una conclusión científica sobre un modelo preciso de conciencia. Y no uno alguno. La conciencia es el último campo de guerra que le queda por proteger al humanismo. Si asimismo perdemos la conciencia, como humanidad estaríamos perdidos, moralmente no habría nada que nos impidiese solo ser ratas de laboratorio, aún mucho más».

El escritor se pone enfrente del espéculo y desviste su alma durante las algo mucho más de cien páginas que comprende la novela. Un ejercicio de introspección que le transporta a revisitar capítulos de su historia en los que ni muchísimo menos tuvo un accionar ejemplar.

Como los enormes contenidos escritos del realismo sucio, expLiCación tiene dentro todos y cada uno de los elementos que constituyen la vida de aquel que ha tocado fondo: alcohol, coqueteos con las drogas, relaciones cariñosas que de sanas tienen poco, etcétera. Indudablemente, esos leyentes interesados por el drama y las historias de tema existencial gozarán con esta novela de ritmo vibrante.

Una travesía por una vida nada simple que este creador anónimo escribió para reconocerse, de esta forma para sugerir a los que leen un relato honrado y espontáneo como pocos.

«El conócete a ti de siempre, pero aplicado a los traumas y fracasos de esta época. El libro lo que enseña es eso, que la única receta es que no hay recetas, que cada uno de ellos se la debe ingeniar pero que hay que tener valor para comenzar el sendero».

Quizás su creador no concibió la novela para ser leída, pero no existe nada que la desmerezca. El lector que se asome a sus páginas hallará un artículo sólido y veraz que deseará comunicar con otra gente.

#expLiCación #una #novela #autobiográfica #escritor #busca #cerrar #pasado #convulso

Fuente: Comunicae