Pilar Rodríguez-Castillos comienza su andadura como autora con Mujeres que Andan sobre Fuego (Compilación Milamores), una novela que empieza con la explosión de un hecho trágico cuya onda expansiva establece el destino de la personaje principal. La carencia de pertenencia, los misterios almacenados, las cuestiones sin contestación empujan a esta joven mujer a una búsqueda incesante para comprenderse a sí y a su destino.

Mujeres que Pasean sobre Fuego es una ventana deliciosa al cosmos de lo femenino que exhibe una pluralidad de mujeres cuyas vivencias las han marcado de forma irremediable. Las mujeres del libro establecen una relación donde, sin buscar asistirse siempre, determinan de una u otra forma el destino de las otras.

«Entonces entendí que mi novela debía tener forma de metáfora popularizada, que es lo que es esta novela, al fin y al cabo. Una metáfora popularizada de la narración de ‘lo femenino’ para conocer a las mujeres y a los hombres esenciales de tu vida».

Una lectura que se goza desde el comienzo ya que el artículo transmite en todos y cada página el precaución con el que la autora lo escribió. Un lenguaje delicioso, una narrativa llena de datos que exuda sensibilidad y que va a hacer las exquisiteces de esos leyentes ambiciosos que se dejen adentrarse en el sendero que traza esta historia.

Esta novela es un viaje por la vida no solamente la de la personaje principal, sino más bien la de la gente que la acompañan en su cotidianidad e inclusive del mismo lector. Cada uno de ellos debe buscar su sendero en el planeta y en el momento en que este se cruza con el de otro, indudablemente los dos aportarán algo preciso. De este modo, asimismo los hombres de esta historia juegan un papel primordial, como en la verdad misma.

«La mayor parte de los y las lectoras tardan en ver la relevancia que tienen los individuos masculinos… pero desde mi visión, ellos sostienen la historia tanto como las mujeres. Y en ciertos instantes, mucho más.

De manera frecuente he planeado que esa visión sesgada de que es ‘una historia de mujeres’ es de todos modos una proyección de la sociedad donde vivimos, que siempre y en todo momento precisa confrontar polaridades. Un síntoma de de qué manera nos empeñamos en ver el planeta… más allá de que consistentemente el planeta marcha mal haciéndolo de esa forma».

La novela es una reverencia al cosmos femenino, donde la autora plasma de forma magistral la forma en que las ocasiones límite, de crisis, tienen la posibilidad de suscitar un cambio ineludible en el devenir de la gente. Pero asimismo introduce una esencial lección escencial que es el admitir que a veces las respuestas no son las aguardadas, ni están precisamente en el sitio esperado.

Pilar Rodríguez-Castillos despliega su arte literario en una novela muy amena, pero que tiene una esencial reflexión final y que, sin rincón a duda, despertará en el lector o lectora una reflexión profunda sobre su visión de las mujeres esenciales de su historia.

«Creo firmemente que si la literatura no se utiliza para que la sociedad reflexione sobre sí es un ejercicio inútil. En verdad, pienso que, si la sociedad tiene una ocasión de ser mejor, tendrá dependencia prácticamente completamente de la palabra redactada».

La autora muestra una novela indispensable para todos los que leen ávidos de historias impresionantes y transformadoras. Un artículo en el que habitan individuos de carácter, de forma frecuente memorables, y que reflejan su personalidad hasta en los nombres misteriosos que Pilar Rodríguez-Castillos eligió para ellos.

Mujeres que Andan sobre Fuego ahora está libre en todas y cada una de las librerías aguardando a esos que la pasan bien de lecturas inspiradoras que remueven el alma y la conciencia.

#Mujeres #Andan #sobre #Fuego #una #novela #proporciona #una #mirada #inspiradora #sobre #cosmos #femenino

Fuente: Comunicae