La ansiedad en el embarazo es una de las peores compañeras que nos podemos encontrar a lo largo de nuestra vida.

Hay personas que tienen ansiedad puntual en algún momento, pero desgraciadamente hay otras personas que tienen trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

ansiedad en el embarazo

Generalmente las personas que sufren este trastorno tienen que ser medicadas en momentos puntuales, incluso hacer tratamientos con ansiolíticos y antidepresivos durante un periodo largo de tiempo cuando la situación se hace insostenible.

Explicarle a una persona qué es la ansiedad es una tarea ardua, ya que el que no lo vive no sabe lo que significa tener una crisis de estas características; por lo tanto, las personas que sufren ansiedad, generalmente se sienten solas e incomprendidas por su entorno más inmediato.

¿Qué es la ansiedad?

Aunque si no la has pasado será bastante difícil que entiendas esta parte del artículo, voy a tratar de explicarte qué es la ansiedad.

La ansiedad es básicamente una emoción y en realidad es “buena” en su justa medida y en el momento adecuado ya que ayuda al organismo a prepararse para algo importante, incluso si estamos en peligro.

La ansiedad produce una reacción psicofisiológica de activación intensa del sistema nervioso central y de todo el organismo.

Y aparece cuando se ha de actuar en una situación que demanda un esfuerzo intenso, hacer frente a una amenaza o peligro inminente o que puede pasar en un futuro “cercano”.

Por ejemplo: ¿Te imaginas como responderías si estuvieras andando tan tranquilamente por la calle y de repente te encontraras a un león suelto que empieza a perseguirte?

Tu cuerpo empezaría a descargar toda tu adrenalina y seguramente hasta la del vecino. Tendrías taquicardias, sudores, te temblaría todo el cuerpo, llorarías, gritarías y sentirías el peor de los miedos. Esa “ansiedad” te ayudaría a salvar tu vida, o por lo menos a intentarlo con todas tus fuerzas.

Pues bien, una persona que sufre ansiedad o trastorno de la ansiedad generalizada siente exactamente eso solo que, no hay león ni ningún otro peligro real que amenace la vida.

¿Y por qué se sienten incomprendidas las personas que sufren ansiedad?

Pues… ¡es fácil! ¿cómo le explicas a una persona que te está persiguiendo un león que no existe? Pues es complicado. Las personas que tienen ansiedad no están locas y por supuesto no tienen alucinaciones con leones ni nada parecido, pero el sentimiento de miedo y angustia es el mismo.

Así que si estás cerca de una persona que tiene una crisis de ansiedad o que sufre trastorno de ansiedad generalizada, no la cuestiones, no la pongas en duda, simplemente imagínate como te sentirías tú si un león te estuviera persiguiendo.

Estoy segura que no le dirías: ¡Qué exagerad@! ¡Siéntate y relájate!

Este tipo de frases son las que se emplean a personas que sufren ansiedad y os aseguro que no es de ninguna ayuda.

Ya me gustaría a mí sentad@ súper relajado, mientras ese león te pisa los talones.

Una de las mejores ayudas son palabras desde el cariño más absoluto y ayudar a esa persona a regular su respiración inspirando y expulsando aire de forma calmada.

Y a veces esto no funciona. Las personas que no son capaces de controlar la ansiedad por sí mismas o con ayuda, muchas veces tienen que recurrir a ansiolíticos tipo diazepam o similares para cortar esa situación de crisis de angustia o de pánico.

¿Pero qué pasa si tengo ansiedad en el embarazo?

“Aquí vienen donde la matan”. Las mujeres embarazadas que sufren ansiedad en el embarazo tienen un panorama bastante complicado ya que no pueden “echar mano” al ansiolítico de turno ya que están contraindicados en el embarazo a excepción de algunos casos muy puntuales.

ansiedad en el embarazo

Además, si ya tienes ansiedad de por sí, es muy probable que en el embarazo se te acentúe, sobre todo en el último trimestre por los cambios que implica la maternidad, la preocupación por el desarrollo del bebé, el miedo al parto y la fiesta de hormonas que tenemos organizada en nuestro cuerpo.

¿Cómo remediar la ansiedad en el embarazo?

Hoy en tendenciaybelleza.com quiero darte algunos consejos que te ayudarán a aliviar la dichosa ansiedad durante tu embarazo.

1: Ejercicios de respiración: Supongo que te lo habrán dicho mil veces y quizás te parezca una chorrada, pero créeme, no lo es. Y es que no solo se trata de intentar controlar la respiración cuando ya tienes a la bestia encima. Cuando te levantes cada mañana, tengas ansiedad o no, incorpórate despacio y siéntate al borde de la cama. Apoya bien los pies en el suelo y respira lenta y profundamente inspirando y exhalando aire. No tengas prisa, tómate tu tiempo y hazlo hasta diez veces seguidas. Llena tus pulmones y suéltalo lentamente.

Te aseguro que estos ejercicios van súper bien para la ansiedad en el embarazo y para afrontar el día con otra actitud ya que tu respiración estará completamente regulada.

2- Natación: Lo sé, menudo palo hacer natación con el barrigón. Pero si haces el esfuerzo, la natación es un ejercicio físico que va muy bien para combatir a la ansiedad de forma natural.

3- Pasear: Pasea, pasea y pasea. Además de venirte fenomenal para el embarazo, pasear es un liberador buenísimo de ansiedad. Si puedes escoger paisajes naturales y respirar aire puro, pues mejor que mejor.

4: Lee por las noches: Leer es una solución infalible para la ansiedad durante el embarazo. Busca una buena novela o de temas de interés para ti. Eso sí, evita novelas de suspense o de miedo ya que con este tipo de libros podrías incrementar la ansiedad durante la noche.

5: No busques síntomas de ansiedad por internet: La ansiedad es muy muy amiguita de la hipocondría. Cuando una persona tiene una crisis fuerte de ansiedad, generalmente cree que su vida corre peligro. Desde que pueda darle un infarto hasta que se le pueda caer una maceta en la cabeza al salir de su casa. Las personas que tienen ansiedad suelen escuchar mucho a su cuerpo y estar pendientes ante cualquier anomalía, sea real o no. Conclusión: La ansiedad es miedo. A lo que sea, pero miedo.

Estés embarazada o no, te recomiendo que no busques síntomas ni cosas raras en google. Si tienes ansiedad y me estás leyendo, sabrás exactamente de lo que te hablo. No te ayuda, créeme. Internet es infinito y hay páginas fiables y otras no. Pero en cualquier caso, no eres médico y no vas a sacar un diagnóstico real solo por leer en internet. Lo único que conseguirás es incrementar tu ansiedad de forma abrupta y absurda.

6. Hablar: Hablar es una de las mejores terapias para el trastorno de ansiedad. Y no tiene por qué darte vergüenza externalizar lo que te está pasando. No eres un bicho raro. La ansiedad es una enfermedad como cualquier otra.

7. Come saludable: Mantener una dieta equilibrada siempre va bien para regular la ansiedad, pero si estás embarazada aún más, ya es una acción saludable tanto para ti como para tu futuro bebé. Evita los excesos de azúcar.

Nos encanta que leas nuestros consejos sobre ansiedad en el embarazo, pero no olvides hablar con tu médico SIEMPRE.