Convivir con un joven da 10 reglas de oro para este verano

Foto de 10 reglas de oro para convivir con un adolescente este verano


En esta etapa los progenitores tienen 2 intranquilidades clave: tener una aceptable convivencia en familia y cerciorarse de que sus hijos confían en ellos. Estimar y ser estimados “pese al alejamiento” es el tema de fondo para bastantes progenitores.

¿De qué forma asesorar a los jovenes hacia la etapa adulta?
«Requerimos hacer unas reglas de convivencia que valgan para todos. Con la llegada de las vacaciones y la necesidad de conciliar momento de libertad y horario laboral, varios progenitores se desesperan observando que si ellos no hacen nada, sus hijos pasan el día tras la pantalla”, enseña la autora de la master class que va a tener sitio este jueves 17 de junio, la sicóloga Julia Borbota. «Sentimos necesidad de poner límites y marcar reglas de empleo que se cumplan. Es mucho más simple que se cumplan si las metemos en un marco mayor, el de la convivencia y las establecemos en común con nuestros hijos, dejando claro el papel de cada uno de ellos, sus pretensiones y límites en la familia”, mantiene la especialista.

Si hay mucho más de un adulto a cargo, la negociación se hace mucho más complicada y es esencial admitir que distintas contextos tienen la posibilidad de tener distintas reglas siempre y cuando haya claridad.

¿Cuántas ocasiones se debe decir a fin de que ande?
Es muy posible que estos pactos no funcionen a la primera y que precisen ser revisados frecuentemente. Esto aplica al reparto de tareas, el orden familiar, los límites horarios o las horas de móvil inteligente. «Probablemente creas que no ha servido de nada y sientas frustración y desesperanza: ¿cuántas ocasiones necesito decir lo mismo a fin de que surta efecto? Castigar es, a nuestro enteder, ineficaz y lamentable. Aparte de no solucionar el inconveniente, daña la relación», enseña la especialista. El modo perfecto de hacer llegar es clave a fin de que los pactos funcionen. Julia Borbota, sicóloga, autora de 5 libros y con mucho más de 30 años acompañando a progenitores y jovenes piensa que “es esencial que las esperanzas que tienes como padre no terminen transformadas en demandas. Es frecuente que pase, pero el diálogo se rompe”. Los progenitores precisan comprender qué ocurre en esta etapa, qué cambios viven sus hijos y de qué forma perjudica a los progenitores para poner visión y poder hacer llegar de manera eficaz.

Antes de poner una regla hay que tener en consideración lo siguiente:
¿Se es congruente?
Si se estima algo de los hijos que uno no es con la capacidad de llevar a cabo, su reacción se volverá contra el adulto como un boomerang.

Los jovenes son finísimos observándote y sacando punta a las incoherencias del adulto. Esto no posee por qué razón ser malo si se conoce explotar sus críticas para abrir un diálogo constructivo sobre su accionar y el del adulto. «O sea clarísimo transcurrido un tiempo de empleo de los gadgets móviles inteligentes y la conexión de internet. Echa una ojeada a tu tiempo de conexión. ¿Eres con la capacidad de reducirlo? ¿Te resulta simple controlarte ¿Usas el trabajo como explicación para emplearlo? Si te cuesta regular tu tiempo de conexión y desconexión, ¿qué puedes aguardar de tus jovenes?», recomienda la especialista.

Meditar en las secuelas que la regla que se marcha a imponer tiene para el adulto
Como enseña la especialista en adolescencia Julia Borbota: “Frecuentemente los progenitores ponemos reglas sin pararnos a estimar las implicaciones que tienen para nosotros”. Prohibirles o limitarles que hagan algo se debe traducir en una alternativa real. Ofrecer elecciones, necesita a progenitores y docentes un tiempo para comunicar con ellos que de forma frecuente no tienen», asegura.

Meditar en las elecciones reales que se tienen la posibilidad de prestar
«¿Sabes lo que piensa un joven en el momento en que le afirmas que salga de su cuarto para pasar un tiempo en familia?: “Me van a interrogar”. «En el momento en que le sacas del teléfono o le fabricantes una hora para regresar, lo alejas de sus amigos y de lo que comparte con ellos. ¿Qué le ofreces tú a cambio? Los progenitores actualmente, vamos cortos de tiempo. Ofrecer ocupaciones atrayentes es considerablemente más simple cuando entiendes charlar con ellos de forma que compartan contigo sus intereses reales», enseña.

Estimar realmente bien de qué manera se comunica. La comunicación será siempre y en todo momento la clave. La adolescencia es, por definición, una época donde ellos se distancian y toman situaciones, de forma frecuente opuestas, de lo que fué la situación de sus progenitores y de su familia hasta el día de hoy. «Puedes enojarte pues obstruye la convivencia familiar, te semeja una ofensa y te duele. Asimismo puedes ofrecer un paso atrás y también informarte: ¿qué le pasa a mi hijo/a? ¿Qué cambios físicos y sentimentales vive? ¿De qué forma le hacen sentir? ¿Quién es él o ella en este momento? ¿Qué le agrada? ¿Cuál es mi nuevo papel en esta etapa? La pandemia nos ha obligado a convivir muy de cerca con nuestras parejas y también hijos. Es fuerte, pero para bastante gente ha supuesto una sorpresa: ¿quiénes son mis hijos? ¿Exactamente en qué instante me he perdido este cambio? ¿De qué forma me acerco a ellos nuevamente? Nos dimos cuenta de que nos ha faltado charlar mucho más y, más que nada, hacer llegar mejor», enseña.

Es vital recobrar la charla
«Si te está costando, debes comprender que es habitual», enseña la sicóloga.

Este jueves 17 Julia va a dar una Masterclass para educar a progenitores y docentes de qué forma abrir diálogos, qué ocasiones es preferible eludir y de qué manera utilizar las expresiones para poner límites con solidez y claridad. Como ella afirma, “no es la distancia lo que divide a la gente, sino más bien el silencio”.

Convivir con un Joven: Misión viable reúne a mucho más de 48.000 mamás, progenitores, docentes y especialistas en adolescencia. Su misión es ofrecer herramientas prácticas para asesorar a los jovenes hacia su novedosa etapa como jóvenes mayores. Da contestación al vacío que tienen los progenitores tratándose de asesorar y orientar a sus hijos en esta etapa vital. Fomenta la información, la educación y la comunicación como automóviles para superar como progenitores y guías de los jovenes.

#Convivir #con #joven #reglas #oro #para #este #verano

Fuente: Comunicae