La Semana de la Moda de París 2021 ha tenido un cierre a todo trapo (literalmente) de la mano de Louis Vuitton

Un desfile virtual desde el mismísimo Museo del Louvre, que para la ocasión vistió su enormidad de gala y cedió sus galerías a modo de pasarelas para que las modelos pasearan por allí sus esbeltos, perfectos y hegemónicos cuerpos, vestidos con lo nuevo de la colección otoño invierno 2021/2022 de la firma francesa.

La propuesta, ambiciosa por donde se la mire, tenía un ideal claro: un viaje en el tiempo en el que se entrelazaran, naturalmente y sin conflicto, la antigüedad grecorromana (es de entender entonces que la galería elegida para ser escenario del desfile haya sido la Michellangelo) y la música electrónica y futurista. Algo así como un paseo frenético en el DeLorean de la moda, en un lisérgico ida y vuelta que, de no haber sido por la magia del director creativo Nicolas Ghesquiere, podría haber terminado en un atuendo que incluyera hojas de parra haciendo las veces de taparrabos, una toga llena de pliegues, y una visera rosa flúo para completar el look.  

Pero, claro, Luis Vuitton sabe de qué habla cuando se habla de buen gusto, por lo que ha logrado combinar a la perfección ambos mundos, incluso desde la puesta: para llenar el silencio casi angustiante que se palpitaba entre las estatuas de la Antigua Roma del gigante del arte, convertidas en espectadoras privilegiadas del show, las corcheas y semifusas de Daft Punk sonaron para musicalizar el momento.  

Prendas grandes, asuntos grandes

El oversize está de moda, señores, aquí, allí y en todo el mundo. Las camperas, los chalecos y los blazers XXXL siguen vigentes en las vidrieras, y en la pasarela también. Claro que aquí, en el universo Louis Vuitton, hay que añadirle un poco de pimienta a la cosa, por lo que las tachas punky que tanto furor han causado en la década del 70 han venido a sumarse a los cueros para combinar a la perfección (increíblemente) con los clásicos accesorios de la firma francesa, esta vez en versión italiana, cargados de estampas renacentistas. 

La novedad del oversize en esta colección va de la mano del calzado. LV ha convertido, para la ocasión, a las siempre fieles bucaneras en prendas gigantes que terminan pareciendo pantalones, logrando el (esperado) efecto de no poder distinguir bien dónde terminan unas, y dónde comienzan los otros.

  • Louis Vuitton
  • Louis Vuitton
  • Louis Vuitton

Tú vístete para el gym, y vete de fiesta con Louis Vuitton

La moda, de un tiempo a esta parte, ha adoptado un denominador común. Todo combina con absolutamente todo. Está permitido calzarte un jogging, subirte a unos tacos e ir a por unas cañitas. Es perfectamente normal sumergirte en un overol, pintarte los labios de rojo pasión y encarar para la oficina. Nadie te mirará raro si a un trajecito de dos piezas de tela refinada le sumas unos tenis y sales a caminar por la Plaza del Sol. En la variedad está el gusto, ya está dicho.

Y esto, claro está, lo saben hasta los sapos. Mira tú entonces si Louis Vuitton va a ser la excepción que rompa la regla. Pues ya ha quedado demostrado que no. Entonces, una sudadera combina de maravillas con una falda de tul de vuelo irregular y unas botas total black de caña alta. Capítulo aparte para el hippismo, que aparece dando tumbos donde menos te lo esperas, para darle un toque relajado a lo que anhela ser alta costura. LV, además, no repara en gastos, y hace de la superposición de prendas un arte que debería de quedar para siempre en el Louvre. Y así, un blazer abotonado hasta el final cae encima de un vestido bordado (como si en la vida real a alguien le quedara realmente bien atreverse a algo semejante).

  • Tendencia y Belleza - %filename$
  • Tendencia y Belleza - %filename$
  • Tendencia y Belleza - %filename$
  • Tendencia y Belleza - %filename$
  • Tendencia y Belleza - %filename$

Todos los caminos conducen a Roma

Esta colección ha tenido la particular colaboración de la firma italiana Fornasetti que, fiel a sus orígenes, ha revoleado por aquí y por allá toda su historia, invadiendo la estética clásica de LV de las maneras menos pensadas, y transformando sus icónicos modelos en lienzos donde plasmar años y años de cultura greco romana.

Por supuesto, parece sencillo tomar un clásico bolso francés y desparramar en sus lados algunas cabezas de estatuas antiguas, y decir luego: “Ya está, trabajo finalizado, vamos a por unas pizzas”. Pero la vida real del diseñador no es tan idílica, y de seguro les habrá tomado su tiempo materializar lo que hemos podido ver ayer sobre la pasarla del Louvre: faldas y vestidos cortos, tableados, emulando a los tradicionales luchadores de la Antigua Roma, botas de caña alta a la medida de las típicas sandalias de cuero de antaño. Incluso las chaquetas, más rígidas que lo habitual para transmitirnos la sensación de estar en presencia de gladiadoras con sendas armaduras, contribuían al clima de viaje en el tiempo que el director creativo de Louis Vuitton había imaginado para su público.

  • Tendencia y Belleza - %filename$
  • Tendencia y Belleza - %filename$
  • Tendencia y Belleza - %filename$

Cuando hay clima, hay clímax

Todo tiene un final, todo termina”, reza uno de los soundtracks de la legendaria película argentina “Tango feroz”. Y así como esta inédita edición virtual de la PFW debía concluir, después de largos 9 días de exhibiciones maestras de glamour, también el fashion film de la marca francesa debía decir adiós y hasta luego.

Entonces, la mente brillante y transgresora de Ghesquiere, el director de orquesta de esta sinfónica de tonos y texturas en la que se ha convertido Louis Vuitton desde su desembarco en la firma, ha ido como siempre un poco más allá, defendiendo el cierre de la Semana de la Moda más importante del planeta con la espectacularidad que se le exigía: brillos y lentejuelas, tules y pieles, neón y plumas (siempre custodiados por las figuras greco romanas inmortalizadas en las telas) salieron a la pista para ponerle el broche de oro a la presentación de la marca, y a la fashion week que todos estábamos esperando.

  • Tendencia y Belleza - %filename$
  • Tendencia y Belleza - %filename$

Alguien tiene que decirlo

Sé que voy a decepcionaros, pero debo ser consecuente con mi pensamiento, y también con mi propio sentido de la decoración. Tengo un edredón descansando sobre mi cama, que se parece bastante a algunas de las prendas que han salido a escena en esta peli creada por LV. De hecho, creo que no tiene nada que envidiarle a varios de los outfits que el resto de las marcas han presumido a lo largo de la semana fashion. Así que, si ustedes me disculpan, voy a escupirlo de una buena vez: ¿Quién demonios sigue empeñado en continuar con el patchwork?