Onroad, la autoescuela digital que quiere cambiar el ámbito de la movilidad con una filosofía fundamentada en la digitalización y la adaptación a los intereses de la Generación Z, demanda una transformación digital del ámbito de la capacitación vial, al que considera inmerso en una crisis coyuntural y estructural.

La solicitud de Onroad está relacionada a la comparecencia de la Interfaz de Autoescuelas Digitales (PAD) frente a la Comisión sobre Seguridad Vial del Congreso de los Miembros del congreso de los diputados de la semana anterior, donde intervino como único actor digital del ámbito en el enfrentamiento de la modificación de la Ley de Tráfico.

Según Onroad, el campo debe amoldarse a los cambios que demanda la sociedad de hoy, usando la tecnología para integrar metodologías de estudio mucho más funcionales y adaptadas. Miguel González-Gallarza, representante de la compañía, afirma que:

“La capacitación digital democratiza el ingreso a la educación de calidad, haciéndola mucho más alcanzable para los ciudadanos y aproximando la capacitación vial a todos y cada uno de los rincones del país”.

“La educación vial habría de ser digital y actualmente no es así. La capacitación digital está de forma plena dentro en todos y cada uno de los campos y la educación vial no puede quedarse atrás. Si hay universidades que dan grados y posgrados de manera en línea, en nuestro campo asimismo debemos explotar los elementos tecnológicos para progresar la capacitación y la sensibilización en temas de seguridad vial”.

Este criterio choca con la opinión de las autoescuelas habituales, que defendieron en el Congreso un modelo caduco en el que la digitalización es un aspecto complementario pero no fundamental.

Una doble crisis
A causa de la pandemia, se causó un colapso de los centros de exámenes y se calcula que el 10% de las autoescuelas debió cerrar por inconvenientes económicos, así como señala el estudio efectuado por Dribo, asimismo integrante de la PAD.

Sin embargo, alén de esta situación, el ámbito padece otros inconvenientes estructurales que Onroad considera preciso arreglar, como la ineficiencia y la carencia de digitalización de varios actores, tal como la precarización de los instructores de autoescuela.

En estos instantes hay unos 17.000 instructores en activo en España, un número deficiente para la demanda que hay. Además de esto, el número de carnés ha descendido a la mitad en los últimos diez años y, según Formaster, en 2019 solo la mitad aprobaron el examen teorético en primera convocatoria y una tercer parte el práctico al primer intento. “El modelo de hoy de autoescuela no es atrayente para los estudiantes y hay que repensarlo, siendo las autoescuelas las primeras causantes en mirarnos el ombligo y ver de qué manera tenemos la posibilidad de progresar para amoldarnos a las novedosas generaciones y sus hábitos”, reconoce González-Gallarza.

Dada esta situación, Onroad apuesta por una transformación de la capacitación vial y tiende la mano a todos y cada uno de los agentes de la seguridad vial para llevar a cabo el modelo mucho más eficaz y atrayente, con la digitalización como pilar básico y con el objetivo último compartido por toda la sociedad: hallar conductores mucho más seguros y causantes en carretera y llegar al propósito ‘0 víctimas’ de siniestralidad vial.

Digitalización de los procesos de la DGT
Para Onroad, otro de los elementos importante en esta crisis del ámbito debe ver con los trámites de la Dirección General de Tráfico. Desde la autoescuela digital demandan un modelo mucho más sostenible y eficaz: “El sistema de hoy pide el trueque de documentación en papel (test psicotécnico, fichas prácticas, etcétera). Además de esto, el movimiento físico a las autoescuelas supone unos traslados y costos insignificantes”.

En esta línea, Onroad cree preciso remover los trámites presenciales entre las autoescuelas y la DGT y remarcar la interacción entre los ciudadanos y la organización por medios electrónicos.

Condiciones del profesorado
Para finalizar, Onroad ve indispensable prosperar la situación del profesorado:

Los instructores son el centro de la capacitación vial y debe dignificarse su tarea y sus condiciones de trabajo. Pensamos que el sistema de hoy no los valora lo bastante y es necesario una reordenación para apreciar apropiadamente el trabajo pedagógico que efectúan”.

Para esto, Onroad apuesta por crear un marco operativo mucho más transparente y maleable, que sustituya el sistema de hoy, plagado de ineficiencias y barreras que se traducen en irregularidades y condiciones de trabajo precarias: “Hay que hallar que el instructor de capacitación vial opere con mayor autonomía en un marco seguro y competitivo”.

Por otra parte, desde las autoescuelas digitales estiman que hay que reevaluar la regulación para hallar un marco jurídico mucho más eficaz para las autoescuelas que suprima barreras y cargas administrativas y deje que los expertos centren sus sacrificios en su tarea pedagógica. “El modelo de hoy transporta prácticamente 20 años sin tocarse. Es hora de amoldarlo a la novedosa situación del mercado y de las novedosas generaciones de pupilas y estudiantes”, sentencia González-Gallarza.

Sobre Onroad
Onroad, es una autoescuela revolucionaria que da la mayor vivencia digital y próxima al grupo de la red social de onroaders. Su propósito es articular una experiencia de educación vial amoldada a los nuevos tiempos por medio de un término de capacitación vial digital, fácil, accesible y maleable. Onroad deja sacarse el carnet de conducir por libre.

Para mucho más información: https://www.onroad.to/

#Onroad #demanda #una #transformación #digital #del #campo #capacitación #vial #para #salir #crisis

Fuente: Comunicae