Las virtudes de contar con el apoyo de un entrenador personal. Por Tony Linarejos

Foto de Las ventajas de contar con la ayuda de un entrenador


Un óptimo entrenador personal puede contribuir a hacer un programa que se ajuste a los objetivos enseñando la mejor forma de realizar ejercicio. Escoger un entrenador puede ser un tanto raro y para muchos, intimidante. No es sencillo escoger el entrenador conveniente, pero llegar con mucho más entendimientos sobre el desempeño de un entrenamiento personal puede llevarlo a cabo un tanto mucho más simple.

Descripción general
Un entrenador personal ha de estar, por lo menos, compuesto por una organización de fitness de prestigio. El trabajo de esta persona es valorar el nivel de fitness de la gente que piden el entrenamiento, saber cuáles son los objetivos (o contribuir a establecerlos), detallar un programa y sostener la motivación. El entrenador personal debe mover alén de cada escenario de tranquilidad, algo bien difícil de llevar a cabo por uno mismo. Un entrenador asimismo da:

  • Orientación para lograr los objetivos
  • Instrucción sobre entrenamiento de fuerza, cardio y nutrición básica
  • Una razón para ir al gimnasio cada semana
  • Compromiso
  • Maneras de contribuir a proseguir con el avance

De qué forma es una sesión
Cada sesión frecuenta perdurar precisamente una hora. La primera asamblea se ocupa de valorar el nivel de manera física, las medidas anatómicos, el historial de ejercicio y los objetivos de salud. Hay que prepararse para subir a la báscula, medir la grasa en el cuerpo y contestar a cuestiones específicas sobre los objetivos deseados.

Ahora, se dedicará cada sesión a efectuar ocupaciones de cardio, de musculación, de elasticidad o de otro tipo, en función de los objetivos.

El entrenador personal debe enseñar de qué forma realizar los ejercicios, contribuir a calcular la proporción de peso que hay que emplear y va a dar advertencias para sacar el máximo provecho a cada ejercicio.

Exactamente en qué hay que fijarse

  • Capacitación: un entrenador personal ha de estar certificado por una organización de entrenamiento personal. No es requisito tener un título universitario de ciencias del ejercicio u otro relacionado, pero cuanta mucho más capacitación tenga el entrenador, mejores van a ser los adiestramientos.
  • Experiencia: hay que cerciorarse de que el entrenador tenga experiencia, singularmente en lo relativo a los objetivos. Por servirnos de un ejemplo, si se es culturista, se deseará a alguien con experiencia en ese campo.
  • Puntos concretos: Si se tiene un inconveniente médico, una lesión o una afección concreta (como un embarazo, inconvenientes cardiacos, diabetes, etcétera.), hay que asegurarse que el entrenador escogido tenga capacitación en estas áreas.
  • Un óptimo oyente: un óptimo entrenador escuchará atentamente lo que se le afirma y se asegurará de comprender los objetivos deseados.
  • Concentración: un óptimo entrenador personal solo se va a centrar en la persona que está adiestrando a lo largo de las sesiones.
  • Rastreo de los progresos: un óptimo entrenador valorará con regularidad los progresos y cambiará las cosas si es requisito.

La personalidad asimismo es esencial, en tanto que se marcha a trabajar íntimamente con esta persona.

De qué manera conseguir un entrenador personal
Un espacio donde buscar es el gimnasio mucho más próximo. La mayor parte de los gimnasios tienen entrenadores personales.

El coste cambiará dependiendo del sitio de vivienda y de la experiencia y capacitación del entrenador.

Ciertos avisos en el momento de escoger un entrenador personal:

  • Hallar una recomendación de un amigo que haya logrado lograr los objetivos con un entrenador personal
  • En el gimnasio ver a los entrenadores con los clientes del servicio y ver de qué manera interaccionan.
    Fijarse en los entrenadores que se llevan bien con sus clientes del servicio y están en compromiso con los adiestramientos.

Signos de observación
Hay que prestar atención a ciertos signos de alarma si a lo largo del entrenamiento se observan alguna de las próximas cosas:

  • Se Ignoran o desestiman las cuestiones que se efectúan
  • La intensidad es tanta que el entrenado siente mal a lo largo de días. El mal es habitual, pero debería poder levantarse de la cama
  • Se aconseja un nivel de entrenamiento bastante bien difícil
  • Se aconseja suplementos o yerbas. Hay que preguntar siempre y en todo momento al médico antes de tomar cualquier cosa
  • Se diagnostican lesiones o anomalías de la salud en vez de remitir a un médico
  • Se pausa la sesión para charlar con amigos o realizar llamadas telefónicas (salvo que sea una urgencia o no logre evadirse)
  • No se devuelven las llamadas telefónicas ni los e-mails
  • Se dan consejos alimenticias explicados. Si el entrenador es asimismo un nutricionista o dietista registrado, está bien, en caso contrario, no debería ofrecer mucho más que información sobre la dieta

Un entrenador personal debe ver, corregir la alineación y argumentar qué se hace y por qué razón.

Si se tienen inconvenientes, primeramente, hay que charlar con los entrenadores, es posible que no sean siendo conscientes de que hay un inconveniente.

De qué forma asistir al entrenador
Se puede asistir al entrenador a realizar un mejor trabajo siendo un óptimo cliente:

  • Hay que concentrarse en lo que se hace y también procurar no pasar bastante tiempo de la sesión comentando.
  • Comunicar con por lo menos 24 horas de antelación si se precisa anular o cambiar la fecha.
  • Si se tienen inquietudes se tienen que redactar y llevarlas a la sesión, así se va a pasar el menor tiempo comentando y mucho más haciendo un trabajo.
  • Si se tiene un inconveniente con el entrenador, hay que emprender el tema en el instante.
  • Hay que admitir que el entrenador está ahí para asesorar, pero que es el cliente quien debe realizar el trabajo.
  • Si no se sabe el avance conseguido, se puede desarrollar una asamblea donde se logre charlar de estas intranquilidades. El entrenador personal puede contribuir a hallar los objetivos

Las virtudes de un entrenador personal
La primera cosa que hay que indicar como virtud de la contratación de un entrenador personal es la efectividad. Existen muchos estudios que demostraron que un entrenador personal proporciona mayor efectividad en la actividad deportiva en comparación con el entrenamiento libre.

Además de esto, con el entrenamiento profesional y deportivo se ahorra bastante tiempo en ejercicios inefectivos o mal planeados. En el momento en que se contrata a un profesional, se efectúa un examen físico y se consiguen datos para elaborar un programa de entrenamiento conveniente. Asimismo se apoya en el tiempo del que se dispone y en los objetivos a lograr.

Los objetivos mucho más populares para contratar un entrenador personal son: pérdida de peso, incremento de masa muscular, definición, cuidado, optimización del desempeño, incremento de la fuerza, etcétera. Hay que tomar en consideración la meta de cada individuo, el software de entrenamiento cambia y asimismo en función de los progresos.

#Las #virtudes #contar #con #asistencia #entrenador #personal #Por #Tony #Linarejos

Fuente: Comunicae