Para eludir que estas plagas se transformen en unos compañeros indeseados a lo largo del Sendero, Rentokil Initial enseña las especies más frecuentes que se tienen la posibilidad de localizar, la mejor forma de detectarlas y de qué manera accionar en frente de sus picaduras.

El Sendero de Santiago pertence a los proyectos de verano mucho más demandados, no solo por los españoles, sino más bien asimismo por los turistas extranjeros; ni las limitaciones por la pandemia tienen la posibilidad de con este poderoso destino turístico. Una cantidad enorme de peregrinos recorren de año en año las distintas sendas -el Sendero Francés, el del Norte, el Primitivo, el Portugués, el Inglés o la Vía de la Plata, entre otros muchos- hasta llegar a la Catedral de Santiago y, en Años Jacobeos como este, a la tumba del Apóstol.

Hostales, pensiones y cobijes dan cobijo a los pasajeros que procuran volver a poner fuerzas a lo largo del camino y sirven como punto de acercamiento para distintas nacionalidades, etnias y religiones. No obstante, el Sendero de Santiago puede transformarse en una experiencia desapacible si están a otros compañeros de viaje, indeseados, como son las chinches, cucarachas, garrapatas, pulgas o mosquitos. Estas plagas tienen la posibilidad de advertirse en estos hospedajes por el trasiego que hay en ellos, ocasionando un problema médico a los peregrinos. Varios de ellos, además de esto, estuvieron cerrados estos días de atrás por la pandemia y las limitaciones a los viajes, con lo que las trabajos precautorias es posible que no se hayan efectuado con la regularidad precisa.

La internacional experta en control de plagas y también higiene ambiental Rentokil Initial cuenta cuáles son estos insectos que tienen la posibilidad de entorpecer el viaje, la mejor forma de advertirlos, y de qué manera accionar en frente de sus picaduras o asaltos.

Chinches
Esta plaga es la más habitual en los cobijes. El tránsito de peregrinos estimula la proliferación de estos insectos pequeños -hasta 5 o 6 mm-, que viajan de una mochila a otra y de un hospedaje a otro sin ser detectados. Si bien no emiten patologías, su picadura es bastante molesta y puede derivar en una reacción alérgica, con lo que es esencial comprobar la todos y cada uno de los recovecos y los elementos personales toda vez que uno se hospeda en estos hospedajes. Las costuras de los jergones, el cabecero, las alfombras, los bastidores de las camas, entre las maderas del suelo, los zócalos y rodapiés, las fisuras de las paredes o entre las juntas del papel pintado, los armarios, muebles y también, aun, los enchufes y aparatos eléctricos, son los hábitats favoritos de estos insectos y los primeros sitios en los que se tienen que hacer las revisiones. No se debe olvidar la mochila, ya que es su medio de transporte.

Para advertir chinches, Rentokil Initial establece una sucesión de rastros que hacen más fácil su identificación. Aparte de la aparición de picaduras sospechosas, con hinchazón o comezón, en cuellos, manos y extremidades, la compañía sugiere estar atento a máculas oscuras que logren verse en el colchón y el somier, especialmente en torno a las juntas y listones, tal como a fragancias espesos y desapacibles, pequeñas gotas de sangre en la ropa de cama, pieles secas -que proceden de las mudas de las chinches-, o ejemplares vivos -planos, ovalados, con seis patas, 2 antenas y de color cobrizo rojizo- en juntas de muebles y zócalos.

En el caso de advertir su presencia, Rentokil Initial sugiere, por una parte, a los peregrinos, lavar la ropa a mucho más de 60º para eludir llevar ejemplares de estos insectos de vuelta a casa, y, por otra parte, a los cobijes, llevar a cabo inspecciones regulares de las habitaciones y zonas recurrentes, y en el caso de advertir su presencia, entrar en contacto con una compañía experta en Control de Plagas. En este sentido es primordial hacer una detección temprana para eludir la extensión de la plaga a otras habitaciones.

Mosquitos
Esta plaga es famosa por todos, singularmente a lo largo de las noches de verano en las que sus zumbidos interrumpen el sueño de alguno. Este insecto puede trasmitir patologías como el Dengue o el Zika, con lo que es esencial impedir sus picaduras. Para esto, Rentokil Initial sugiere eludir las aguas atascadas que marchan como viveros de estos insectos, y las ubicaciones húmedas, más que nada por la mañana y al atardecer. Además de esto, otra de las resoluciones, si bien no a gusto de todos, es cerrar las ventas mientras que se duerme; en sitios como Galicia, las temperaturas nocturnas quizás den un respiro y esto resulte posible, pero para aquellas zonas en las que esta medida sea inviable, la compañía sugiere contemplar con mosquiteras las puertas y ventanas, sostener las luces apagadas y utilizar repelentes ambientales y anatómicos, que sostendrán a los mosquitos apartados.

En lo que se refiere a los consejos que uno mismo puede aplicarse para no padecer el ataque de estos insectos, aparte de utilizar ropa de color claro y que cubra brazos y piernas, zonas del cuerpo mucho más propensos a picaduras, asimismo se aconseja eludir perfumes con fragancias intensos, ya que los mosquitos se sienten atraídos por esta clase de aromas.

Pulgas y garrapatas
Estos insectos son un inconveniente común en esos sitios con mascotas, pero aun cobijes o hospedajes que no tienen animales de compañía, tienen la posibilidad de verse invadidos por estas plagas, en tanto que los peregrinos precedentes tienen la posibilidad de haber tenido contacto con perros o gatos, propios o extraños, u otras especies como conejos, ratones o animales de granja.

Tanto las garrapatas como las pulgas son vectores de patologías como la Patología de Lyme o la peste bubónica. Además de esto, son parásitos, con lo que se sujetan al cuerpo para alimentarse de sangre, generando picaduras irritantes o reacciones alérgicas. En la situacion de las pulgas, la persona que se ve perjudicada por su ataque tenderá a rascarse para calmar el picor, al paso que la existencia de garrapatas en el cuerpo genera síntomas como problemas, fiebre, náuseas o vómitos.

Rentokil Initial sugiere emplear ropa que cubra las extremidades mientras que se efectúan las etapas del Sendero de Santiago, del mismo modo que recomienda, en la situacion de las garrapatas, no intentar quitarse uno mismo el ejemplar. La manera adecuada sería usando unas pinzas y despegarlo desde la cabeza, o asistir a un hospital.

El Sendero de Santiago es una experiencia espiritual y religiosa para unos, entretenida o deportiva, para otros, pero en todo caso es un viaje único y reconfortante. Sean cuales sean los motivos por los cuales cada uno de ellos recorre los cientos y cientos de km de las sendas que llevan a la Catedral, lo esencial es el sendero y los compañeros de viaje. Que las plagas no arruinen la peregrinación.

#Rentokil #Initial #Chinches #otras #plagas #compañeros #indeseados #Sendero #Santiago

Fuente: Comunicae