Absolutamente nadie sabe cuánto tiempo va a durar esta pandemia, pero lo que semeja bastante seguro es que cambiará la manera de trabajar y la forma donde las organizaciones operarán más adelante. A esta altura, se conoce asimismo que realizar los desafíos que se sugieren no va a ser labor simple. De ahí que, en un planeta tan dinámico y también inesperado como el que dejará la Covid-19, tener líderes que marquen el sendero preciso va a ser clave tanto para la buena evolución de la sociedad para las compañías.

De lo que hayan aprendido en estos días, de su aptitud para hallar nuevos enfoques y también ideas recientes, de su acierto en la toma de resoluciones y su capacidad para amoldarse a las novedosas pretensiones de los clientes del servicio, va a depender en buena medida la supervivencia de las compañías en frente de probables novedosas crisis. ¿Qué tácticas han seguido los directivos y ordenes españoles para sostener y desarrollar sus negocios a lo largo de la pandemia? ¿Qué causantes piensan claves para su supervivencia más adelante? ¿Cuáles son las capacidades que se precisan para salir de la crisis? ¿De qué forma y cuándo piensan que se recobrará la economía de españa?

Solucionar estas incógnitas es la razón de ser de este “II Barómetro Badenoch + Clark sobre Liderazgo Directivo en España”. Una investigación donde se recogen las respuestas de 400 directivos/as y managers para comprender mejor el contexto empresarial de hoy y el planeta postpandemia. Con él, Badenoch + Clark, la firma en todo el mundo de Executive Search y avance de talento del Conjunto Adecco para concretes estratégicos, Top Management & Executive, desea ofrecer continuidad a su análisis sobre las claves del liderazgo directivo en España. En esta primera distribución, el barómetro se enfoca en 2 puntos escenciales del ambiente de hoy: de qué manera fué el liderazgo en tiempos de pandemia y las claves de la restauración económica desde el lado del management.

En expresiones de Remi Diennet, directivo de Badenoch + Clark en España: “la crisis sanitaria que vivimos ha acelerado que una una gran parte del mundo gaste y trabaje mediante Internet. En este país, el canal de y también-Commerce ha experimentado un enorme incremento (el tercero más esencial en todo el mundo). Varios negocios que solo vendían en tiendas físicas tuvieron que reinventarse y crear su canal en línea para eludir el cierre, otros tuvieron que remarcar sus equipos digitales para lograr prestar mucho más bienes y prestaciones en línea. Además de esto, la pandemia ha acelerado asimismo la transición hacia la llamada Industria 4.0, que está ocasionando importantes cambios en los sistemas de trabajo de las compañías del macrosector industrial. Robotización, automatización de procesos, integración de sistemas o administración recóndita de las instalaciones son varios de los cambios que están adoptando para ganar tiempo, dinero y elementos.

“La Covid-19 hizo asimismo mucho más urgente que las compañías completen sus procesos de transformación digital, lo que ha obligado a los directivos y ordenes a efectuar importantes cambios, conforme incorporaban tecnologías como la Sabiduría Artificial, el Big Data, el Cloud Computing o la IoT (Internet de las Cosas) a los procesos de trabajo de sus compañías”.

“Para hallar subsistir en las presentes situaciones, los directivos y ordenes piensan que hay que apostar por el talento, la capacitación y la elasticidad en sus plantillas, tener una aceptable estrategia de digitalización, alinear la civilización de la compañía con lo que requieren los nuevos tiempos, y entender marcar la diferencia de la rivalidad. Comprender amoldarse al ambiente dinámico en el que vivimos va a ser primordial, tal como sostenerse animado y trasmitir ese sentimiento a las plantillas, verse ágil en la resolución de inconvenientes y entender de qué manera utilizar el intelecto sensible en la administración del día a día de las compañías”, concluye Remi Diennet, directivo de Badenoch + Clark en España.

El liderazgo en frente de la Covid-19
La pandemia ha impactado de manera tan inesperado en las organizaciones que ha obligado a muchas compañías a cambiar su forma de generar y vender para amoldarse a las novedosas pretensiones. Por un lado, tuvieron que apresurar su transformación digital, incorporando novedosas herramientas, cambiando varios de sus procesos y mudando la manera de tener relaciones con sus clientes del servicio, usados y distribuidores. Por otra parte, los meses de confinamiento, las limitaciones y las consecutivas olas de la patología han supuesto asimismo un desafío para la administración de los equipos.

Un caso de muestra de esto son los varios cambios impulsados por la Covid-19 en las compañías a lo largo del último año, donde según los líderes consultados para este estudio, la diversificación y la digitalización fueron claves para sostener a flote sus propios negocios.

De esta forma, poniendo el foco en las primordiales tácticas que los líderes tuvieron que continuar en este atípico pasado 2020, media parta de los directivos y ordenes españoles (50,3%) ha centrado sus sacrificios en diversificar o reinventar sus modelos de negocio de distintas formas: haciendo cambios esenciales en sus líneas de producción, adoptando tácticas de comunicación mediante distintas canales (omnicanalidad), ampliando o creando su presencia en Internet, automatizando una parte de sus procesos, incorporando herramientas de Big Data y Business Intelligence para la toma de resoluciones o adoptando medidas mucho más flexibles para sus plantillas, por ejemplo acciones.

Otras de las tácticas ordenes llevadas a cabo para llevar a cabo en frente de los efectos de la Covid-19 fueron la reducción del número de usados (16,8%) y la reducción de horas de trabajo del personal (16,1%). Tácticas que prosiguen la línea de lo que se hace asimismo en otros países para enfrentar la situación. Según los cálculos de la Organización En todo el mundo del Trabajo (OIT), la pandemia ha achicado en un 8,8% el número de horas trabajadas en el mundo entero durante 2020. En España se han recortado un 13,2%, un encontronazo semejante a la destrucción de 2,01 millones de empleos.

Un 10,1% de los directivos y ordenes españoles apostó por agrandar la plantilla en un año tan difícil como el pasado en el que la tónica general fue la destrucción de empleo y solo el 6,7% de ellos se decantó por desarrollar el negocio a costa de recortes salariales.

Atendiendo a la tipología de compañías en las que se han creado estas tácticas, cuanto mucho más pequeña la compañía, mucho más relevancia tuvo la diversificación y reinvención del modelo de negocio seguida por su Dirección. De esta forma, un 72% de los directivos y ordenes de microempresas han centrado sus sacrificios en este punto, en oposición al 60% de los líderes en enormes compañías. Los recortes salariales y la reducción de horas de trabajo fueron medidas mucho más populares entre los directivos/as de medianas compañías.

Un 65,3% de los ejecutivos y ejecutivas consultados para este estudio asegura que la eficacia de sus usados se vió con seriedad perjudicada por la COVID-19. Jamás antes habían vivido una situación similar, con tanta dificultad, con lo que no tienen idea seguramente si las resoluciones que tomaron fueron las mucho más correctas o podrían haberlo hecho mejor.

Un 50,5% de los directivos y ordenes piensa que volvería a llevar a cabo las cosas del mismo modo, al paso que un 49,5% confiesa que, si tuviese que pasar por este motivo nuevamente, sabiendo lo que sabe en este momento, habría tomado otras resoluciones. En este conjunto, se dispara el porcentaje de los que habrían favorito reinventar el modelo de negocio (69%) y los que habrían incrementado plantilla (13,4%) y caen los que habrían achicado plantilla (14,1%) y quienes hubieran recortado sueldos (3,5%).

Centrándose en las medidas de acompañamiento a la compañía que se pusieron en marcha el año pasado (créditos con aval público, moratorias para las deudas fiscales, devolución de créditos y pago de cotizaciones, ayudas directas para el pago de los sueldos y cotizaciones sociales, etcétera), un 51,5% de los líderes encuestados cree que se precisa un mayor y mejor ingreso a la inversión, financiación y créditos para respaldar a las compañías en esta crisis.

En opinión del 43,3% de los encuestados, asimismo deberían haberse mejorado ahora las ayudas dirigidas a hacer más simple la digitalización de los negocios. España está hoy día en medio de la lista europea en lo que se refiere a competencias digitales (y el apunte es aun mucho más bajo si se aprecia en las PYMES).

Desde el campo directivo asimismo se han echado en falta medidas de acompañamiento para la capacitación de los usados en tecnología. Un 31,5% de los líderes piensa que le hubiera servido de mucha ayuda en estos días de crisis. La enorme mayoría de las compañías españolas no estaban preparadas digitalmente para el trabajo a distancia, la seguridad en línea o el veloz desarrollo experimentado por el y también-Commerce como consecuencia de la pandemia.

Para finalizar, un 24,4% de los directivos y ordenes entrevistados cree que una mejor capacitación de la plantilla en softskills o capacidades blandas les habría ayudado a llevar a cabo en frente de los cambios que ha traído la Covid-19. Entre las mucho más demandadas están la resiliencia, el pensamiento crítico, el deber, la elasticidad, el trabajo en grupo, la forma de pensar de desarrollo, la educación incesante y también sin dependencia, la imaginación, la toma de resoluciones basado en datos y, nuevamente, las capacidades digitales.

En este punto, hay una diferencia fundamental entre los líderes de compañías 100% privadas y los que trabajan en las públicas. En el primer caso, el 64,3% hechó en falta ese mayor ingreso a la inversión y a los créditos al paso que en la situacion de los directivos y ordenes de compañías públicas, todos han elegido mayores ayudas para la digitalización del negocio.

Restauración económica
La dureza que tuvo de la tercera ola de la pandemia, el retardado ritmo del plan de vacunación en los primeros meses y los retrasos en la tramitación de los fondos de europa de restauración del programa Next Generation EU llevaron al Gobierno a comprobar a la baja las previsiones de desarrollo de la economía de españa para este 2021, pasando del 9,8% al 6,5%. Si bien estiman que se generará un fuerte desarrollo en la segunda una parte del año.

Europa, por su lado, piensa que los escenarios prepandemia empezarán a volver como estaba en 2022, en el momento en que los programas de vacunación hayan progresado mucho más y las medidas de contención recientes se vayan levantado. Los directivos y ordenes españoles consultados para este estudio son todavía mucho más moderados en sus esperanzas y el 29,9% piensa que hasta 2023 no volverán a conocer tasas de desarrollo afines a las que había antes de la pandemia.

Uno de cada 4 (25,8%) ubica ahora en 2022 ese instante y el 20,6% exhibe una visión mucho más fatalista, y opina que los efectos positivos no comenzarán a apreciarse hasta en cinco años. Todo semeja depender de de qué forma marche el desarrollo de vacunación a fin de que logren levantarse paulativamente las medidas de contención recientes que dejen reactivar el campo de hostelería y turismo, primordial fuente de actividad económica en España. Solo un 3,8% de los managers españoles considera que este año alcanzaremos cantidades económicas prepandemia.

Más allá de que la economía de españa fue la que mucho más cayó el año pasado en toda la eurozona (un 11%), asimismo es la que, según la Comisión Europea, está remontando mejor la situación, con un desarrollo del 5,6% este año y una previsión del 5,3% para el año siguiente. Pero, pese a estos datos, los directivos y ordenes españolas tampoco se detallan muy optimistas sobre la manera en la que se recobrará la economía con relación a el resto de países de europa. Un rotundo 60,5% piensa que España evolucionará peor que otros países de la Eurozona. Al paso que un 32% considera que medrará al mismo nivel que la media europea y solo un 7,6% confía en que se recobre mejor.

Pese a este pesimismo, un 46,4% de los líderes encuestados por Badenoch + Clark afirma no sentir miedo por el futuro de su compañía. Si bien sí existe alguna incomodidad sobre el instante en el que se levanten las medidas de acompañamiento a las compañías por la parte del Gobierno, ya que un 26,8% de los directivos y ordenes piensa que en un medio plazo su compañía puede verse comprometida. Otro 18,2% piensa que a corto plazo puede padecer adversidades y un 8,6% presagia que su compañía va a tener inconvenientes en un largo plazo.

¿Y cuáles van a ser los causantes de éxito que asistan a esa restauración económica? Para un 45,4% de los directivos y ordenes consultados por B+C la apuesta por el talento, la capacitación y la elasticidad con los usados van a ser causantes definitivos para conseguir el éxito en sus compañías en los próximos años. Las organizaciones que tengan un desarrollo bien definido para la captación y retención de talento, de esta forma para la identificación de concretes con potencial en sus plantillas llegan a ser hasta siete ocasiones mucho más funcionales en desenlaces empresariales.

La digitalización es el segundo aspecto más esencial para un 18,9% de los encuestados. Continuar una aceptable estrategia en este campo va a ser esencial para el futuro de muchas compañías. Un 17,2% de los líderes citan la cultura y estrategia de la organización como otra de sus claves del éxito. En el primer Barómetro Banenoch + Clark, efectuado antes del estallido de la pandemia, la administración del cambio cultural en las organizaciones era ahora uno de los más importantes desafíos al que debían llevar a cabo frente los directivos y ordenes en España.

Marcar la diferencia de la rivalidad asimismo es un factor considerado clave por el 15,8% de los líderes. Al paso que solo para un 2,7% de los encuestados la igualdad de ocasiones y la variedad se ven como elementos esenciales para el éxito futuro de la compañía.

En un sentido afín, ¿qué capacidades ordenes van a ser las que lideren esa restauración económica? La pandemia ha traído novedosas pretensiones en varios campos. Cambios que asimismo tienen su encontronazo en las capacidades expertos que se necesitan. Esto perjudica de forma directa a los directivos/as, causantes de conducir a sus compañías por el buen sendero para poder salir de la crisis. ¿Se sienten dispuestos para administrar este instante económico marcado por la indecisión y el trabajo en recóndito?, ¿Qué capacidades piensan indispensables para hacer este trabajo?

Consultados sobre cuáles son las soft skills mucho más esenciales que tienen que tener los líderes para contribuir a sus compañías en estos instantes, un 41,6% de los directivos y ordenes cree que la aptitud de adaptación es la capacidad más esencial en este ambiente dinámico. Al tiempo que un 33% apela a la necesidad de sostenerse animado y trasmitir esa positividad a la plantilla. Y un 31,6% cree fundamental la aptitud para solucionar inconvenientes de manera rápida y ágil.

El intelecto sensible, la aptitud de organización, el trabajo en grupo y la elasticidad están en un segundo peldaño de relevancia, consecutivas de capacidades como las talentos de comunicación o la aptitud de trabajar bajo presión y el liderazgo. La capacidad valorada con menor relevancia por los directivos y ordenes españoles es la aptitud analítica, con un 13,7% de apoyos.

#cada #directivos #creen #hasta #volverán #verse #tasas #desarrollo #afines #las #antes #pandemia

Fuente: Comunicae