En oposición a cualquier iniciativa preconcebida sobre el emprendimiento, la franja de edad perfecta para comenzar un negocio es entre los 21 y los 40 años. Este apunte, que puede chocar con la imagen del clásico dueño de una PYME, toma coherencia en el momento en que parece que los Millennials y la Generación Z, muy dispares a las generaciones precedentes, tienen todas y cada una de las comodidades y los elementos precisos para realizarse como hombres de negocios. En verdad, a un 14% les preocupa que no se le tome seriamente gracias a su edad y un 42% de los solicitantes a hombres de negocios confían en que, a mayor edad, mucho más opciones de éxito. Son los datos del Observatorio Mundial del Emprendimiento, una investigación que monitoriza el estado real del emprendimiento en el planeta.

La tecnología, un aliado con el que no contaban generaciones precedentes
Entre las virtudes que tienen los hombres de negocios mucho más jóvenes, según la encuesta, son sus entendimientos tecnológicos. El 19% de los encuestados españoles piensa que se amolda mejor a las novedosas tecnologías que otras generaciones; al paso que el 14% considera que es mucho más posible que tengan ideas frescas y también inexploradas, y, el 13% de los que desean abrir un negocio afirman tener una mayor disponibilidad de elementos respecto a otras generaciones.

Esta visión, afín a la de Italia, se contrapone a la expresada por los ciudadanos de otros países de europa, como Francia y Alemania, y a USA, para todos los que la experiencia es una exhibe de compromiso y seguridad que se requiere para abrir un negocio. En verdad, piensan que se tienen que tener, de promedio, 5 años y medio de experiencia laboral antes de lanzarse a la piscina del emprendimiento. En España, el tiempo de bagaje sugerido se disminuye a 4 años.

Si se estima, se pierde el tren. Motivaciones para arrancar
Cerca del 75% de los encuestados aseguran que sueñan con ser hombres de negocios. De ellos, prácticamente 5 de cada 10 (48%), apuntan que lo que mucho más les incentiva es transformarse en su jefe, el 44% resaltan la oportunidad de continuar su pasión, el 36% ofrecer un cambio a su trayectoria y 3 de cada 10 eligen conseguir una mayor elasticidad en el trabajo y respaldar a su familia (30% en los dos casos). Además de esto, de esos que tuvieron un empleo previamente y que en este momento están apasionados en ser hombres de negocios, el 57% resalta que entre las causas era que estaban cansados de que los usados y los directivos de sobra edad les afirmaran «no», del mismo modo que el 63% no siente que sus ideas fuesen tenidas presente en sus precedentes puestos.

«Trabajar con nuevos negociantes a lo largo de los últimos 41 años nos ha enseñado que, con independencia de la edad, la diferencia entre el éxito y el fracaso tiende a estar en unos buenos argumentos empresariales, la intención de estudiar y amoldarse, y la pasión por el trabajo” enseña John DeSimone, Presidente de Herbalife Nutrition, quien añade que «arrancar es una increíble ocasión para conseguir un mayor control de nuestra vida y, en oposición a los estereotipos, los jóvenes tienen la posibilidad de tener las capacidades mucho más valiosas para tener éxito. No hay instante como el presente para proseguir, cada uno de ellos, su pasión”.

Desafíos a los que se combaten los Millennials y la Generación Z. La pandemia, un obstáculo puntual para el emprendimiento
7 de cada 10 españoles declara que su generación se encara a desafíos únicos en el momento de comenzar un negocio
, en comparación con las generaciones precedentes. De estos desafíos, los que mucho más repiten los encuestados son la aptitud de amoldarse a la pandemia (38%), ganar bastante dinero para compensar los costos de inversión (36%), tener un presupuesto bastante para realizar medrar el negocio (32%) y efectuar ventas o hallar clientes del servicio (31%). Además de esto, asimismo se refieren a la inestabilidad a nivel económico, la indecisión, la competitividad y la burocracia como dificultades a las que se combaten los nuevos negociantes. Todos estos desafíos son recurrentes a la generalidad de las ciudades encuestadas, desde USA o Argentina, pasando por Francia o Alemania y hasta El país nipón o Turquía.

«Conforme los jóvenes hombres de negocios aprenden a administrar los rigores diarios de la puesta en marcha de su negocio, es imperativo rodearse de una red social de acompañamiento que integre guías y personas que les empujen de forma continua al próximo escenario», sentencia DeSimone.

La indecisión derivada de la pandemia del Covid-19 ha complicado la creación de novedosas compañías y la consolidación de nuevos nuevos negociantes hasta tal punto que el 67% de los españoles encuestados asegura no tener proyectos de dejar su trabajo de hoy, si bien desee llevarlo a cabo. Para el 47% de los españoles, el 2020 fué un año singularmente bien difícil para este ámbito; en verdad, exactamente el mismo porcentaje asegura haber debido cerrar su negocio por esta cuestión. No obstante, mucho más de media parta de los encuestados (67%), asegura que sus pretensiones de tener un negocio propio prosiguen íntegras pese a todos y cada uno de los problemas.

Jóvenes y nuevos negociantes, sin ataduras y con mayor sentido del peligro
La encuesta asimismo descubrió que los encuestados mucho más jóvenes tienen menos posibilidades de sostener a una familia o de tener que abonar una hipoteca, lo que deja un enfoque mucho más aventurero y explorador de ser su jefe. Este deseo es el primordial aspecto de motivación señalado por prácticamente 5 de cada 10 (48%) futuros hombres de negocios, seguido de la oportunidad de continuar su pasión (44%), ofrecer un cambio a su trayectoria (36%), conseguir mayor elasticidad en el trabajo y respaldar a la familia (30% en los dos casos).

#Arrancar #mucho más #simple #para #los #jóvenes

Fuente: Comunicae