En el último año el ámbito inmobiliario ha experimentado importantes cambios. Sin embargo, ha resistido de forma positiva al encontronazo de la pandemia, y a corto plazo se estima un accionar parcialmente positivo y permanente. En este panorama, una gran parte del importancia lo están acaparando los nuevos modelos de vivienda de alquiler que han surgido como opción alternativa al modelo clásico. Entre ellas resaltan el coliving o el Build to Rent, formatos que se dieron a conocer ya hace ahora años, pero que hoy día prosiguen ganando atención por contestar a las novedosas pretensiones y solicitudes postpandemia.

Los modelos de vivienda como el coliving o de ambiente profesional como el coworking han comenzado su apogeo dando contestación a la tan requerida “elasticidad” de públicos como el emprendedor o los millennials, y hoy día atrapan el interés de los inversores, quienes ven en este modelo de vivienda un potencial, por su elasticidad. De esta manera, el Build to Rent, consistente en la construcción de inmuebles premeditados al alquiler en vez de venta, está en una etapa de desarrollo, atrayendo la atención de promotoras, inversores, e inclusive, instituciones públicas.

La tenencia de vivienda en alquiler en España mostró un incremento del 3,5% entre 2011 y 2019, según datos de Eurostat, lo que revela el desarrollo de esta demanda en la última década. Y si bien la propiedad todavía es personaje principal en España (76,2% en 2019 según Eurostat), se podría meditar que la población de españa está empezando a conocer el alquiler como una opción alternativa en un largo plazo, de esta manera que pasa en numerosos países de europa como Alemania, Austria o Suiza, donde el alquiler es prácticamente equitativo a la propiedad, o aun superior.

En España, en la actualidad la relevancia de agrandar el parque de vivienda es tal, que se ven proyectos públicos para poder este propósito. Por una parte, la Red social de La capital española puso en marcha el Plan Vive, cuyo propósito primordial es agrandar el parque de casas en alquiler. Y en todo el país, el software de rehabilitación de vivienda y regeneración urbana del Plan de Restauración, Transformación y Resiliencia incluye un programa de vivienda popular para alquiler de 1.000 millones de euros.

De esta forma, no es sorpresa que estos modelos alternos que quieren agrandar el parque de casas de alquiler estén ensayando un apogeo esencial. Prosperar la disponibilidad a la vivienda y moderar los desequilibrios en las ciudades donde la demanda es mayor, son varios de los fundamentos de su despunte. Los especialistas de Centro de Votaciones comentan otros componentes:

Menos opciones para entrar a la vivienda en propiedad: más allá de que es verdad que tras la llegada de la pandemia las entidades bancarias publicaron interesantes promociones y condiciones de financiación para entrar a una hipoteca, estas comodidades se han dirigido eminentemente a personas con aptitud financiera bastante. Y sucede que, el perfil requerido por las entidades bancarias para entregar una hipoteca es poco a poco más riguroso, un aspecto que hace difícil el ingreso a la propiedad de vivienda.

Mayor interés por la parte de promotoras y también inversores por estos nuevos formatos: los formatos de coliving o Build to Rent se han posicionado como modelos de vivienda muy atractivos para promotoras y también inversores, ya que se muestran como activos renovadores, seguros y con una alta posibilidad de rentabilidad, en parte gracias a su expectativa de desarrollo, la elasticidad que dan, su adaptación a los nuevos hábitos y modelos de vida, o su aptitud de amoldarse a distintos mercados. Aparte de la relativa seguridad y seguridad que demostró el campo del ladrillo al encontronazo de la pandemia. El Build to Rent da rentabilidad a los inversores mediante un nuevo formato, con alta aptitud de escalabilidad, que da contestación al apogeo del alquiler, una oferta hoy en día deficiente para la alta demanda que hay, más que nada en las enormes urbes. Por su lado, las normativas y regulaciones para el coliving están empezando a definirse, lo que asimismo da mucho más garantías a este modelo y seguridad para los inversores. En verdad, muchas son las promotoras y fondos de inversión que están ahora exponiendo interés en estos modelos, algo que se sabe con todos y cada uno de los proyectos que hay en la actualidad en marcha para la creación de nuevos espacios premeditados al coliving o Build To Rent.

Inestabilidad laboral y ahorro deficiente, más que nada entre los mucho más jóvenes: frente a la inestabilidad a nivel económico y laboral generada por la llegada de la pandemia, el ingreso a la vivienda en propiedad supone poco a poco más óbices para bastantes, sabiendo el ahorro inicial con el que hay que contar para llevar a cabo en oposición al pago inicial de la operación o el requisito de seguridad económica que denuncian las entidades financieras para dar préstamos. Este panorama, unido a los cambios en las pretensiones y solicitudes de vivienda, que habitualmente tienen dentro zonas recurrentes o espacios premeditados para el ocio o para teletrabajar, aparte de opciones de alquiler flexibles y según las pretensiones de cada individuo, ha incidido en el repunte del interés por la creación de nuevos modelos de alquiler.

Un formato de vivienda amoldado a las pretensiones y hábitos postpandemia: la pandemia ha traído consigo una evolución acelerada del “aquí y en este momento”. Traducido al ámbito inmobiliario y, más que nada, al mercado de los alquileres habituales, el cambio recae sobre un incremento de la demanda de contratos de alquiler mucho más flexibles. Es por este motivo con lo que, poco a poco más los hospedajes alternos como el coliving están ganando peso. Este modelo de vivienda da la intimidad de un apartamento, pero con la tranquilidad de tener espacios extensos, zonas concretas para trabajar o estudiar, servicio de limpieza, e inclusive, de lavandería libres… aparte de otras posibilidades claves en la situación de hoy como condiciones de contratación flexibles adaptadas a las pretensiones de cada individuo.

Modelos que se adecúan a las pretensiones del público mucho más joven: los nuevos modelos de alquiler han generado enorme interés, más que nada, entre la población millennial. Y sucede que estos modelos se adecúan con perfección a la demanda y el modo de vida de los jóvenes que, entre otras muchas cosas, priorizan la movilidad geográfica, la elasticidad, los cambios y el deseo de entender novedosas personas y vivir novedosas vivencias.

#Coliving #Build #Rent #2 #elecciones #alquiler #clásico #apogeo #por #qué

Fuente: Comunicae