B+SAFE (Conjunto ALMAS INDUSTRIES) es una compañía líder en el ámbito de la cardioprotección en Europa y fué la primordial promotora en España de la instalación de desfibriladores en espacios y dependencias públicas, institutos, enormes superficies, instalaciones deportivas, acontecimientos, etcétera., creando una cultura de cardioprotección que ha salvado un óptimo número de vidas en los últimos tiempos.

La mitad de muertes súbitas cardiacas se generan en los hogares
Según un estudio anunciado últimamente en Gaceta De españa de Cardiología (REC), mucho más de la mitad de las muertes súbitas cardiacas, un 58,6%, se generan en el residencia, lo que perjudica de forma negativa al pronóstico final puesto que incrementa la proporción de paradas cardiorrespiratorias (PCR) no presenciadas y, además de esto, en estos espacios no se tiene desfibriladores ni, comunmente, de personas con entendimientos en técnicas de Resucitación Cardio Pulmonar (RCP) y Soporte Escencial Adelantado (SVA).

En los últimos tiempos, la desaparición súbita tuvo una enorme presencia mediática gracias a casos relacionados con el planeta del deporte, tanto profesional como principiante. No obstante, el estudio ten en cuenta que el abultado de las situaciones de paros cardiacos tienen sitio en los hogares. En estos espacios, el intervalo de intervención entre la detección de la parada y la llegada de los equipos de urgencias es mayor y se disminuye la app de técnicas de reanimación anteriores.

Desfibriladores en comunidades de vecinos
Según una encuesta efectuada por B+Safe entre mucho más de 2.000 personas, de las que el 60,9% eran mujeres, el 40% del total vivía en pisos, el 37,1% en pisos en una urbanización, el 11,8% en vivienda unifamiliar y el 11% en vivienda unifamiliar en una urbanización. El 97,7% de los encuestados mencionó que sabía que es un paro cardiaco y menos de la mitad, el 42,9% aseveró entender reaccionar frente a un paro cardiaco o un individuo que no respira. Del total, el 33,1% de los encuestados mencionó que conocía algún caso próximo de fallecimiento por paro cardiaco en la vivienda. A el interrogante de si sabían qué era un desfibrilador (DESA/DEA) de empleo público, el 92,6% respondió afirmativamente, más allá de que el 78,3% mencionó que no sabía usarlo. Preguntados si se atreverían usarlo, el 53% mencionó que si, tras recibir capacitación para su empleo, el 37,7% que sí y el 9,3% que no. Por otro lado, el 81,2% de los encuestados mencionó que le agradaría recibir capacitación en RPC (masaje cardiaco) y en la utilización del desfibrilador, y el 18,8% mencionó que no. Por último y a el interrogante de si es esencial que una urbanización u edificio disponga de un desfibrilador, “a sabiendas de que tenemos un máximo de 5 minutos para accionar seguramente frente a un paro cardiaco”, el 90,9% respondió afirmativamente.

“Llevar la cardioprotección a los hogares es nuestro próximo propósito- asegura Nuño Azcona, director ejecutivo de B+SAFE, una meta posible que va a ayudar a socorrer cientos de vidas. Ya hace mucho más de 10 años B+SAFE impulsa la cardioprotección en España y hemos logrado un cambio cultural en la sociedad que se revela en las vidas que se salvan de año en año merced a estos equipos y en su presencia, poco a poco más frecuente en espacios públicos o privados. Si triunfamos llevando la cardioprotección a los hogares vamos a estar frente a un cambio de pensamiento en el precaución proactivo y precautorio de la salud en España”.

Margen de supervivencia
La etapa anterior a la llegada de los equipos de urgencia demostró ser crítica para la supervivencia, y es por consiguiente el área donde tienen que centrarse los sacrificios de optimización. El comienzo de la atención en los primeros ocho minutos se relaciona con una mayor posibilidad de llegar a entrar en el hospital, y cada minuto que pasa reduce un 10% la posibilidad de supervivencia. Según el Dr. Fernando Rosell, integrante de la Sociedad De españa de Cardiología (SEC), “hay un punto de no retorno desde el como los cardiólogos tenemos la posibilidad de sostener, pero no progresar. Dependemos bastante de que se haya mantenido el fluído sanguíneo, a través de masaje cardiaco y, en el más destacable de las situaciones, que se haya podido efectuar una desfibrilación. De ahí que es esencial implicar y educar a la sociedad, por el hecho de que la única forma de progresar la atención a la desaparición súbita es a través de la capacitación del primer interviniente y a través de el ingreso público a desfibriladores”.

Desde la Sociedad De españa de Cardiología se demanda la integración de las técnicas de reanimación cardiopulmonar en el currículo educativo, tal como la mayor implantación de desfibriladores en los sitios públicos. El Dr. Rosell concluye que, “debemos ser siendo conscientes de la necesidad de tener desfibriladores en todos y cada uno de los espacios públicos, que es algo que en este preciso momento no hay. Y, continuando, las comunidades de vecinos enormes, o alejadas de las ciudades, asimismo deberían tener uno, puesto que para ellos va a representar ahorrar tiempo. El desfibrilador, con solo una vez que se use, ahora está mucho más que amortizado.”

De qué forma perjudica la COVID-19 al aparato cardiovascular
Los pacientes inficionados por coronavirus, si bien no padezcan patología cardiovascular anterior, asimismo tienen la posibilidad de desarrollar ciertas dolencias cardiacas.

#los #paros #cardiacos #generan #hogar #los #especialistas #insisten #necesidad #disponer #desfibriladores #las #Comunidades #vecinos

Fuente: Comunicae