El COF Gipuzkoa comunica sobre de qué forma eludir las picaduras de insectos y contribuye pautas para seleccionar repelentes

El COF Gipuzkoa informa sobre cómo evitar las picaduras de insectos y aporta pautas para elegir repelentes


Vídeo

La llegada de la temporada estival acarrea, habitualmente, un incremento de las picaduras producidas por mosquitos y otros insectos que, si bien en la mayor parte de las situaciones son inocuas, tienen la posibilidad de ocasionar afecciones y, en el momento en que se viaja a países de peligro, trasmitir algunas anomalías de la salud como malaria o dengue.

Con el propósito de impedir las picaduras y orientar en la decisión de repelentes, el Instituto Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa (COFG) ha publicado un nuevo vídeo consejo en el que, a través de Marina Guisasola, farmacéutica y asesora de la Junta de Gobierno de COFG, se dan a conocer pautas y también advertencias a tomar en consideración. Se puede ver el vídeo clicando sobre este backlink.

La prevención de las picaduras es primordial, con lo que es conveniente proseguir las próximas pautas:

  • Eludir colonias y perfumes.
  • Eludir la ropa de colores vivos y interesantes, en especial el amarillo.
  • Reducir las unas partes del cuerpo expuestas a través de el empleo de manga y pantalones largos.
  • Ventilar los interiores a la primera hora de la mañana y sostener puertas y ventanas cerradas o con mosquitera.
  • Empleo de repelentes.

Con relación al empleo de repelentes y su combinación con los fotoprotectores, Guisasola enseña que “se va a aplicar siempre y en todo momento primero la crema fotoprotectora y, 20 minutos después, el repelente”. En este sentido, la farmacéutica enseña que los repelentes que ya están en el mercado son muy distintos, siendo los más habituales el DEET o dietiltoluamida, los mucho más eficientes según la OMS y libres en concentraciones de entre 5% y 40%. El Icaridin; el IR 3535; y biocidas como el citriodiol, modelos de origen vegetal que “proponen mucho más tiempo de protección que las DEET”, apunta Guisasola.

Los tres primeros -DEET, Icaridin y también IR3535- son repelentes químicos con una incidencia de toxicidad “bajísima y relacionada a la ingesta accidental o a un empleo prolongado, o sea, a un mal empleo”.

En relación a la decisión del repelente, desde el COFG recuerdan que hay que tener en consideración la edad de la gente y las concentraciones de exactamente los mismos:

  • Inferiores de un par de meses: eludir repelentes y usar barreras físicas como mosquiteras para contemplar cunas y carros.
  • Bebés de entre 6 y 24 meses: priorizar la utilización de barreras físicas y si se opta por utilizar repelente: Icaridin al 20%. En zonas de elevada transmisión de patologías: DEET al 10-30%. Asimismo tienen la posibilidad de emplearse pulseras con aceite lavandin al 9%, pero no debe substituir al repelente, “en tanto que no es semejante al efecto directo de los repelentes sobre la piel”.
  • Pequeños mayores de 2 años y mayores: la OMS sugiere DEET en concentraciones de 20% o mucho más; IR3535 al 20-35% o citriodiol al 20-50%.
  • Embarazadas y mamás lactantes: citriodiol al 20-50% o IR3535 al 20-35%. No existen estudios que confirmen efectos no amigables sobre en el feto, pero se desaconseja la utilización de DEET a lo largo del primer período de tres meses, puesto que podría absorberse por medio de la piel.

Consejos en viajes a sitios con alto peligro
En lo que se refiere a las sugerencias del COFG para los pasajeros con sitios de alto peligro de transmisión de patologías por picaduras, como dengue o malaria, recomiendan:

  • Emplear repelente DEET en concentraciones mayores al 45% o IR3535 al 30%.
  • Resoluciones de permetrina en la ropa.
  • Emplear mosquiteras en la cama, puertas y ventanas, tal como aire acondicionado siempre y cuando resulte posible.
  • Los aparatos electrónicos y gadgets de ultrasonidos no demostraron evidencia a nivel científico, recuerdan.

#COF #Gipuzkoa #comunica #sobre #de qué forma #eludir #las #picaduras #insectos #contribuye #pautas #para #escoger #repelentes

Fuente: Comunicae