Entre los instantes clave de la vida laboral de cualquier trabajador es la jubilación, no obstante, llegada la situación, no todos se retiran en el momento en que marca la ley y muchos son los que deciden prolongan su historia profesional. En este sentido, hay una modalidad de jubilación prácticamente ignota por los trabajadores pero que resulta coincidente con la actividad laboral, es lo que se conoce como jubilación activa. Esta alternativa deja al trabajador conciliar el cobro del 50% de la pensión con el avance de la actividad profesional. El requisito para entrar a esta manera es que el trabajador se jubile cuando alcance la edad legal de jubilación, y tras haber cotizado los años precisos para lograr cobrar el 100% de la pensión.

En la actualidad, la jubilación activa es una alternativa por la que pocos españoles se decantan. Solo un 0,5% de la población entre 55 y 69 años admite achicar su jornada de trabajo y cobrar una parte de su pensión antes de jubilarse absolutamente en oposición al 6,21% de la media europea. Esto ubica a España, en el país europeo donde menos frecuente resulta que sus trabajadores combinen trabajo y jubilación.

Desde Lefebvre, compañía líder en resoluciones jurídicas, se ha analizado cuáles son las obligaciones que tienen que cumplir tanto el usado como la compañía en el caso de que un individuo quiera acogerse a la modalidad de jubilación activa.

El trabajador va a cobrar el salario de su compañía y el 50% de su pensión
Hoy día, la edad de jubilación se ubica en los 65 años, mientras que se hayan cotizado 37 años y 6 meses, o en 66 años. Ahora mismo, los trabajadores por cuenta extraña que resuelvan acogerse a la modalidad de jubilación activa van a poder proseguir haciendo un trabajo, a tiempo terminado o parcial, y entrar simultáneamente a la pensión, siempre y cuando acredite la cotización del número mínimo de años precisos para lograr entrar a la pensión con el 100% de la base regulatoria. En un caso así, el trabajador va a cobrar el salario de su compañía y, simultáneamente, el 50% de su pensión. Va a ser al terminar la relación laboral entre los dos en el momento en que el usado va a pasar a cobrar íntegramente su pensión.

En la situacion de los autónomos, estos van a poder proseguir ejercitando su actividad y jubilarse con el 100% de la pensión si tienen contratados usados por cuenta extraña.

Las compañías tienen la posibilidad de ahorrarse prácticamente un 30% de las cotizaciones por trabajador
A fin de que los usados logren entrar a la jubilación activa la compañía debe realizar 2 requisitos:

  • En los 6 meses precedentes a la jubilación activa no debe existir realizado despidos improcedentes de usados que pertenezcan al mismo conjunto profesional que la persona retirada.
  • A lo largo del tiempo que dure la compatibilidad, se va a deber sostener el nivel de empleo que existe antes de su comienzo, esto es, mantener el número de trabajadores dados de alta en los 90 días precedentes. Para calcularlo, es suficiente con dividir la suma de trabajadores que ya están en todos los 90 días entre 90.

Como en toda regla, hay salvedades y no se piensan infringidas las obligaciones de cuidado del empleo indicadas en el momento en que un contrato se extingue por despido propósito o disciplinario procedente por dimisión, fallecimiento, jubilación, incapacidad persistente del trabajador y finalización del contrato temporal.

Además de esto, con el sistema de jubilación activa las compañías tienen la posibilidad de llegar a ahorrar prácticamente un 30% por trabajador, al tener que cotizar a la Seguridad Popular solo por 2 conceptos:

  • Cuota por incapacidad temporal: la compañía se va a hacer cargo del 1,25%, al paso que el trabajador va a deber abonar el 0,25% sobrante, hasta lograr el género de 1,50%
  • Cuota particular de solidaridad: se va a deber entrar el 9% sobre la base de cotización por contingencias recurrentes, no calculables a efectos de posibilidades. En este sentido, a la compañía le corresponde abonar el 7% al paso que el trabajador va a deber hacerse cargo del 2% sobrante.

Por consiguiente, la compañía por el momento no deberá abonar la cotización por contingencias recurrentes (23,60%), desempleo (5,50%), Fondo de Garantía Salarial (0,20%) o Capacitación profesional (0,60%).

#Lefebvre #comunica #cuáles #son #las #obligaciones #los #trabajadores #las #compañías #para #jubilación #activa

Fuente: Comunicae