A lo largo del último año, marcado por la llegada de la pandemia y los coherentes cambios en los hábitos de la gente, se vieron novedosas tendencias en el mercado inmobiliario. Por una parte, el segundo período de tres meses del año estuvo marcado por un -prácticamente- parón de la actividad que produjo un ajuste de los costes y un descenso del número de transferencias, si bien con el progreso del año estos indicadores se fueron recobrando, y, por otro, se vió un aumento en la demanda de vivienda, por las novedosas pretensiones de los usuarios.

Y sucede que entre las características que marcó el año de la pandemia en el campo inmobiliario fue el incremento de la vivienda en propiedad en frente de la disminución del alquiler. En verdad, según los datos de la Encuesta Continua de Hogares del Centro Nacional de Estadística (INE), en 2020, el 76,8% de los hogares ocupaban casas en propiedad -tanto con pagos atentos como sin ellos-, lo que significa un 0,7% mucho más en variación interanual, en oposición al 76,1% de los hogares en propiedad registrados en 2019. Por su lado, el porcentaje de hogares que vivía en alquiler en 2020 descendió un 1% en comparación con el 2019, situándose en este último año en el 17,3%.

En estos datos de tenencia de la vivienda registrados en 2020, que muestra buenas esperanzas para la propiedad, influyen, entre otros muchos, componentes derivados de la pandemia como puede ser el incremento de los escenarios de ahorro de los españoles, o el deseo de las familias de tener una mayor seguridad en concepto de vivienda. Pero ¿va a ser esto un accionar puntual provocado por la coyuntura de hoy o una inclinación que podría agudizarse a corto-medio período? Los especialistas de Centro de Votaciones lanzan luz sobre este tema:

El nivel de ahorro de los españoles en máximos, un aspecto que probablemente halla impactado en el apogeo de la adquisición de casas, si bien esto podría cambiar.

Según los datos publicados por el Banco de España, en el último mes del año del 2020, los depósitos de los hogares habitantes en España alcanzaron un total de 917,1 millones de euros, un 7,5% sobre el nivel del mismo periodo de tiempo del año previo y un número asimismo mayor a la media de la serie histórica. Este aspecto, indudablemente, ha ayudado a esos apasionados en obtener vivienda a tener los ahorros precisos para confrontar a la inversión inicial y demás costos que piensa esta operación. Pero ¿proseguirá esta inclinación vigente en un largo plazo? Se podría meditar que, con el progreso de la campaña de vacunación, la restauración de la movilidad en todo el mundo y la progresiva vuelta a la normalidad, volverán los viajes y los costos relativos al ocio, algo que podría impactar en estos escenarios de ahorro, y por lo tanto en una viable desaceleración del apogeo de la adquisición de vivienda.

La búsqueda de casas de reposición proseguirá vigente, si bien quizás en menor medida.

Tras múltiples meses de confinamiento, bastante gente se percataron de que sus casas recientes no satisfacían sus deseos y pretensiones de tener espacios extensos, iluminación o zonas exteriores, una necesidad que protagonizó la demanda del año. De esta manera, es lógico meditar que la búsqueda de vivienda de reposición fue entre los causantes que impulsó la compraventa de casas en el 2020. Más allá de que es verdad que esta inclinación de búsqueda proseguirá vigente, se podría meditar que, con la liberación de limitaciones que se fué pasando en estos días, la urgencia por cambiar de vivienda va a ser menor. Aun, pese al apogeo que ha experimentado la vivienda de obra novedosa últimamente por adecuarse en mayor medida a estas novedosas pretensiones, a futuro podría verse reemplazada por otro género de demanda de personas con menos aptitud financiera que procuren casas más asequibles.

Las interesantes promociones de las entidades bancarias y los recomendables géneros de interés, 2 componentes que prosiguen y proseguirán impactando en la adquisición de vivienda.

En el último año, y después de los meses de parón de la actividad por el confinamiento, las entidades bancarias fueron lanzando interesantes promociones y condiciones de financiación para impulsar a la adquisición de vivienda y acrecentar el número de operaciones y la optimización de sus márgenes por la venta cruzada de artículos financieros dirigidas a personas con aptitud financiera bastante. Esta inclinación prosigue vigente y se podría meditar que seguirá, cuando menos en un corto plazo. Por otro lado, más allá de que es verdad que el Euribor comienza a enseñar ligeras señales de restauración, se prevé que este valor prosiga en lote negativo en el corto y medio período, lo que muestra un panorama favorable para los usuarios.

La adquisición de casas en áreas despobladas o en el extrarradio de las considerables ciudades se ha popularizado tras la llegada de la pandemia, una inclinación que podría seguir.

En la búsqueda de casas que se amolden en mayor medida a las novedosas solicitudes, muchas son las personas que se han decantado por obtener casas, así sea primordiales o secundarias, en áreas despobladas o en los extrarradios de las considerables ciudades. Y sucede que aparte de las peculiaridades buscadas en las casas de espacios extensos, iluminación, etcétera, otro aspecto muy valorado en este momento por los usuarios es la calma que dan esta clase de áreas. Además de esto, en este sentido, el trabajo a distancia y la elasticidad laboral, están impulsando asimismo esta deslocalización de las familias hacia áreas despobladas o distanciadas de los centros de las ciudades, sabiendo, entre otras muchas cosas, que el mercado inmobiliario de estas zonas frecuenta sugerir una relación de calidad-precio mucho más alta.

#Medra #inclinación #obtener #casa #reduce #alquiler #accionar #puntual #una #viable #inclinación

Fuente: Comunicae