La aparición de la 1ª ola de la pandemia del COVID-19 supuso un colapso de la sociedad sin precedentes visto hasta el día de hoy. Uno de los más importantes campos mucho más damnificados y que ha debido batallar desde el primer instante es el sanitario y el de la atención domiciliaria.

La carencia de elementos de la gente mayores dependientes y una economía sumergida no regulada en lo que se refiere a la atención domiciliaria, logró que SEPES Atención Domiciliaria diese un paso adelante garantizando los servicios escenciales de sus clientes del servicio en la peor crisis sanitaria y viral de la narración de este país.

Gemma Montero, gerente de SEPES Atención Domiciliaria, enseña que “la aparición de la pandemia abrió los ojos de la sociedad en la relevancia de contratar un servicio de atención domiciliaria profesional como el que garantizamos en SEPES, los que garantizan unos servicios integrales al tolerante”.

Además de esto, añade que “tuvimos un alud de llamadas por la parte de clientes que se vieron damnificados por la poca experiencia de ciertas compañías que pertenecen a la economía sumergida, que no fueron capaces de ofrecer un servicio de atención domiciliaria adecuada. Nosotros les atendimos a todos y les hemos proporcionado la solución en las opciones actualmente de la pandemia”.

Todo el equipo de SEPES Atención Domiciliaria logró un enorme esfuerzo para, en las restricciones de movilidad, asegurar servicios integrales a sus pacientes como una cobertura 24 horas cada día, el precaución de la higiene personal, el control de la medicación, el acompañamiento fuera y en el hogar, el soporte de proceder a obtener y o la preparación de alimentos con una dieta amoldada a cada individuo.

La desinformación del COVID-19 fue el enorme handicap para todo el ámbito sanitario. “Para nosotros lo más difícil fue no tener un protocolo de protección tanto para los pacientes para nuestros trabajadores”, enseña Gemma. “Todo el equipo de SEPES nos hemos visto obligados a estudiar sobre la marcha y continuar fuertes para sostener con vida a nuestros mayores, proporcionarles un servicio digno y evitarles un viable contagio”, asegura Gemma.

La intención de SEPES Atención Domiciliaria es atender las pretensiones básicas en temas de salud, sicológicas y sociales de la gente que de este modo lo requieran y de esta manera ayudar a un incremento de calidad de vida, tanto de estas personas de la tercera edad como de persona con algún género de discapacidad.

SEPES Atención Domiciliaria, desde su creación, tiene grabado a fuego su filosofía de trabajo para aplicarla día a día y asegurar la mejor calidad de vida de sus clientes del servicio. “En esta etapa triste de la narración de este país hemos trabajado y dimos lo destacado de nosotros para atender las pretensiones de nuestros pacientes que han sufrido esta horrible pandemia”, concluye Gemma.

#SEPES #Atención #Domiciliaria #examina #las #secuelas #1ª #ola #pandemia #del #COVID19

Fuente: Comunicae