En varias parejas la fecundación in vitro a través de ICSI fracasa por el hecho de que los óvulos inyectados con espermatozoides no llegan a transformarse en embriones. El inconveniente puede ser resuelto por una activación mecánica asistida de los óvulos recién inyectados. La activación mecánica de los óvulos impide su contacto con substancias químicas, es económica y mucho más simple, en tanto que solo añade varios segundos a la técnica estándar de ICSI.

La fecundación in vitro a través de ICSI fracasa de forma frecuente pues los óvulos inyectados con espermatozoides no llegan a transformarse en embriones. Esta situación está causada por una sucesión de fallos en la “activación” derivados de distintas causantes relacionados con los espermatozoides y con una contestación correcta por la parte de los óvulos, que han de ser capaces de advertir la existencia de estos causantes y de contestar de una forma adecuada.

Los errores en la activación tienen la posibilidad de tener un origen masculino, en ciertos casos, o femenino en otros. No obstante, el régimen de activación mecánica asistida, creado por el doctor Jan Tesarik en 2002, se puede usar de forma exitosa en las dos condiciones. Hablamos de una activación mecánica asistida de los óvulos recién inyectados.

Un producto reciente, anunciado por un conjunto de científicos de India, Grecia y Reino Unido, en la reconocida gaceta Cochrane Revies Library, sintetiza distintas métodos de activación que tienen dentro la técnica de Tesarik, que piensan como la probablemente menos dañina y mucho más simple.

Según los directivos de la clínica MARGen de Granada, el doctor Jan Tesarik y la doctora Raquel Mendoza Tesarik “la activación mecánica de los óvulos impide su contacto con substancias químicas, es económica y mucho más simple, puesto que solo añade varios segundos a la técnica estándar de ICSI.

 

#Activación #mecánica #asistida #óvulos #las #fecundaciones #vitro #posibilita #avance #los #embriones

Fuente: Comunicae