Alergia primaveral: Sabemos que en primavera la sangre se altera y que, en estas fechas además, es comúnmente conocido que nuestro organismo se altere desde que comienzan a aparecer los primeros síntomas de la alergia. En la actualidad, la alergia se puede considerar una epidemia, ya que afecta a una gran parte de la población de los países desarrollados. En nuestras rutinas, se trata incluso como un problema sin más puesto que podemos llegar hasta el punto de normalizar cuando todos conocemos a alguien que está afectado por esta incómoda situación, o quizás somos nosotros mismos quienes sufrimos esa alergia.

Alergia primaveral

La polinosis (alergia primaveral) es la enfermedad alérgica de la que hablamos en esta época del año, cuyos síntomas afectan a los ojos, la nariz y los pulmones. Según el ministerio de Sanidad en España, afecta aproximadamente al 15% de la población, y se incrementa ese porcentaje hasta el 30% entre los más jóvenes.

¿Qué es lo que realmente determina que seamos alérgicos primaverales?

Según los expertos, realmente no existe una sola causa por lo que aparecen los síntomas de la alergia, sino que se debe a una combinación de varios factores. Principalmente se debe a dos de ellos: el factor genético y el factor ambiental.

Por un lado, el factor genético determinará que los hijos de padres alérgicos tengan mayores posibilidades de desarrollar una alergia, pero no todos la tienen por qué desarrollarla. Por otro lado, el factor ambiental influye por situaciones diarias,como por ejemplo, la exposición a ciertas infecciones, el contacto con los animales, el tabaco, la alimentación, entre otras. Eso explica que sea más frecuente la alergia en ambientes urbanos frente a ámbitos más rurales. Eso es así porque la polución del ambiente potencia ese efecto de alergia al polen. Este hecho además es consecuencia directa de la polución que afecta al cambio climático y a su vez, el cambio que se produce en la polinización de las plantas. Ahora las plantas prolongan su periodo de polinización más allá del periodo que se considera normal, lo que hace que aumente más aún el polen, y como consecuencia, este problema.

El hecho de que en los países más desarrollados aparezcan con frecuencia nuevos casos de este tipo de alergia es debido a la disminución de infecciones, sobre todo en la infancia, gracias a los programas de vacunación que existen. El cuerpo se defiende ante agentes externos cotidianos del día a día, que a priori, no entendemos que el cuerpo tenga que defenderse pero responde así porque no tiene otras afecciones con las que luchar.

Alergia primaveral

¿Qué se puede hacer para disminuir o evitar esos síntomas de alergia primaveral?

Si tú también te preocupas y temes a esta época del año entendemos que quieras tener muy claro como aliviar estos síntomas complementado a la medicación si la tienes recetada. Si crees que realmente sufres los síntomas de una alergia que abarcan desde estornudos y tos pasando por congestión nasal, conjuntivitis, picor en la garganta, dificultades respiratorias, crisis asmáticas, dirígete al especialista para tratar el problema y poder aliviarlo de la mejor forma posible. Si tienes algunos de estos síntomas que hemos citado, entonces es conveniente tener presente estas pautas:

– Mantener ventanas cerradas por la noche para evitar que el polen entre en casa. Para ventilar la casa el momento de menor concentración de polen es a mediodía.

-Intentar evitar la salida a la calle cuando la concentración de polen es mayor, es decir, al amanecer y al atardecer. El polen se emite entre las 5 y las 10 de la mañana.

-Si se sale, utilizar siempre gafas de sol para mantener los ojos protegidos del posible polen.

-Mantener las ventanas cerradas cuando viajemos en coche.

-Evitar salir al exterior cuando el recuento de polen sea alto.

-Tomar los medicamentos recetados por el médico de forma regular y cuya dosis haya sido recomendada. No tomar más del indicado pensando que hay mayor probabilidad de aliviar la alergia.

-No cortar el césped ni ponerse cerca cuando está recién cortado puesto que el corte del césped agita el polen.

-No colgar nada al exterior, como prendas que use después ya que el polen puede posarse en ellas.

Alergia primaveral

-En los días de mayor concentración de polen, es conveniente darse una ducha al llegar del exterior y cambiarse de ropa para evitar que el polen se haya podido acumular sobre piel, cabello y prendas.

Aparte de seguir todas estas indicaciones para hacer que la alergia primaveral sea algo más llevadera, puedes consultar diariamente cuál es la concentración de polen en la ciudad que vives a través de la página de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica: www.polenes.com.

Intenta estar prevenido con estas medidas de manera que tu vida a partir de este mes pueda ser mucho más llevadera y sencilla.