En el primer mes del año de 2019 el Centro Nacional de la Seguridad Popular (INSS), responsable de las incapacidades laborales, publicó una guía de actualización en la opinión de la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica (encefalomielitis miálgica), la sensibilidad química múltiple y la electrosensibilidad. Desde su publicación, tanto pacientes, como médicos expertos, e inclusive sociedades médicas, enseñaron su desacuerdo con el contenido de esta Guía, que contraría pautas publicadas por el Ministerio de Sanidad.

Tras múltiples asambleas, el INSS prometió una revisión de los contenidos de la guía por un comité de especialistas aún no llegó.

No obstante, los pacientes sí realizaron lo que les invitó a realizar la entonces Directiva General del INSS, preparando cinco documentos de revisión. Los tres primeros, Corte de Género, Encefalomielitis Miálgica / Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple ahora fueron publicados. El día de hoy se muestra el Archivo de Revisión de Fibromialgia. En él se mira la guía desarrollada por el INSS para esta patología punto próximo, fundamentando las declaraciones que se muestran con la bibliografía y también indagaciones mucho más actualizadas. El archivo fué escrito con la participación de 7 asociaciones y federaciones correspondientes a CONFESQ y inspeccionado por los doctores Joaquim Fernández Solá, Jorge Antolín Ramírez Tejero, Antonio Martínez Lara, Javier León Iglesias, Rosa Magallón y Ana Mª García Quintana.

CONFESQ prosigue aguardando contestación de la Dirección General del INSS a quien se ha pedido repetidamente una asamblea para intentar nuevo este tema, muy urgente si es considerado el daño que esta Guía está ocasionando a varios pacientes.

En la situacion de la Fibromialgia, la revisión y la actualización profunda de la guía debe abordarse sin demora sabiendo que la PNL aprobada por la Comisión de Sanidad en el Congreso de los Miembros del congreso de los diputados el pasado 30 de septiembre (Número de expediente 161/001206) solicita «ofrecer la mayor visibilidad a estas nosologías invisibilizadas, no como trastornos sicológicos ni con síntomas psicosomáticos, sino más bien como patologías reales y objetivables» y, particularmente insta al Gobierno a asegurar que el Centro Nacional de la Seguridad Popular «constituya criterios claros sobre estas patologías y su dimensión incapacitadora de cara al desarrollo de la actividad laboral de carácter temporal o persistente en sus diferentes grados».

El doctor Daniel J. Clauw, Directivo del «Chronic Pain and Fatigue Research Center at the University of Michigan’‘, entre los conjuntos de investigación del mal mucho más triunfantes de todo el mundo, en especial implicado en el estudio de la Fibromialgia, escribió una carta para esta publicación,de la que resaltan : «Estudios de neuroimágenes cerebrales funcionales, químicos y estructurales demostraron la base biológica para este síndrome de amplificación del mal. Además de esto, los estudios de imágenes de resonancia imantada servible revelan patrones de activación cerebral en áreas de procesamiento del mal en el momento en que los pacientes que sufren Fibromialgia experimentan una presión suave o un estímulo de calor (…) Esta afección puede suceder de manera apartada, pero con una mayor frecuencia cohabita con otras dolencias que en este momento se demostró que tienen una fisiopatología subyacente afín (por servirnos de un ejemplo., síndrome del cólon irritable, cistitis intersticial y cefalea tensional) o como una comorbilidad en personas con anomalías de la salud caracterizadas por daño periférico continuo o inflamación (p. ej., trastornos autoinmunitarios y osteoartritis)».

Son ahora muchas las voces que se unen para soliciar un trato justo y conveniente de los enfermos de Fibromialgia por la parte de las instituciones sanitarias y sociales, ¿qué está impidiendo que esto sea de esta manera?

Nota: La Fibromialgia es una patología conocida por la OMS desde 1992, obtenida en la Clasificación En todo el mundo de Anomalías de la salud (CIE-10: M79.7). La etiología es ignota, se identifica por mal musculoesquelético difuso adjuntado con la existencia de múltiples puntos lacerantes a la presión, y con cierta frecuencia cohabita con modificaciones del sueño, disfunción cognitiva y fatiga, colon irritable, tal como disfunción témporo–mandibular1 y bruxismo, formando una parte de un fantasma de síntomas que con frecuencia se clasifican como trastornos funcionales, término este que menciona a la inexistencia de visibles modificaciones anatomopatológicas. Esta entidad clínica puede tener repercusión en la calidad de vida de la persona que la sufre, en la de su ambiente mucho más próximo y llega a perjudicar a todo el grupo de la sociedad. Su prevalencia cambia entre países del 0,4% al 9,3%, con una media de 2,7%.6.

CONFESQ: Coalición Nacional de Entidades de Fibromialgia (FM), Encefalomielitis Miálgica / Síndrome de Fatiga Crónica (EM/SFC), Sensibilidad Química Múltiple (SQM) y Electrohipersensibilidad (EHS), fue construída en 2004 y representa a 57 entidades y 10.000 pacientes. Es integrante de la Interfaz de Organizaciones de Pacientes y COCEMFE en España; a ENFA (Asociación Europea de Fibromialgia), PAE (Coalición Europea del Mal) y EMEA en Europa.

Nota2: Los documentos de revisión a la Guía INSS, elaborados y revisados de manera altruista y también sin dependencia por asociaciones y médicos, fueron gestionados, maquetados, publicados y difundidos en el contexto de un emprendimiento ejecutado merced a una subvención procedente del 0,7% del IRPF del Ministerio de Sanidad, Consumo y Confort Popular gestionado por COCEMFE, para la financiación de los proyectos primarios de sus entidades integrantes, proporcionándoles consejos y haciendo un rastreo pormenorizado a lo largo de todo el desarrollo. Proyectos como este se desarrollan merced a la solidaridad de la gente impositores que todos los años marcan en su declaración de la renta la casilla de Ocupaciones de Interés general consideradas de interés popular.

#Asociaciones #pacientes #fibromialgia #solicitan #comprobar #una #guía #INSS

Fuente: Comunicae