Con la llegada del verano, las exposiciones al sol se acentúan y si bien la Vitamina D es muy que se requiere para sostener una aceptable salud y un óptimo desempeño del sistema inmunitario, el exceso radiación del sol sea directa o indirecta en los ojos puede ser amenazante si no se usan los lentes de sol correctas.

En el momento en que se pasea, al practicar deporte y en varios instantes del día, se está expuesto a pequeñas dosis de radiación ultravioleta que van acumulándose y que con los años tienen la posibilidad de terminar dañando los tejidos oculares. Los ojos de los pequeños son seis ocasiones mucho más sensibles y débiles que los de un adulto y el 98% no emplean lentes de sol, según datos del COOOC. La utilización de lentes de sol es requisito para eludir daños o lesiones, puesto que su encontronazo se padece tanto en días radiantes como en esos mucho más nubosos. No obstante, mucho más del 60% de los mayores no usa sus lentes de sol los días menos radiantes.

Fabio Angosto, directivo óptico de Cottet advierte que “en verano, la radiación es considerablemente más alta en países de latitudes mediterráneas y el peligro de sufrir lesiones oculares es mayor. Los rayos solares, infrarrojos y ultravioletas, tienen la posibilidad de ocasionar daños o agudizar enfermedades ahora que ya están”.

Sobre el género de lentes que se tienen que usar, indudablemente han de estar homologadas para una protección segura, señala el especialista de Cottet, también, advierte que “por año en España se venden mucho más de 21,6 millones de lentes de sol, siendo solo el 11,9% por el canal óptico, único rincón donde el profesional recomienda el filtro del sol mucho más correspondiente y los lentes que mejor cubren la cara y resguardan mucho más”.

Una investigación de The Visión Council exhibe que una de cada siete personas (el 14%) no asocia la relación entre una sobreexposición a la radiación UV con patologías oculares como las cataratas o la DMAE (Degeneración Macular Socia a la Edad), primordial causa de ceguera en el planeta en mayores de 60 años, que puede prevenirse y habitualmente evadirse merced a un precaución de la visión a lo largo de todas y cada una de las etapas de la vida, introduciendo la protección frente a los rayos solares.

En expresiones de Salvador Alsina, presidente de la asociación Visión y Vida “el daño que causa la radiación UV es acumulativo y también irreversible” y ten en cuenta que “los lentes son considerablemente más que un complemento de tendencia, que es como lo siente el 65% de la población”.

Son múltiples las modificaciones que tienen la posibilidad de mostrarse a consecuencia de una exposición del sol prolongada: irritación de la área ocular, aparición de tumores conjuntivales o del llamado pterigion, aceleración en la capacitación de cataratas y degeneración macular en la retina. Además de esto, no se debe olvidar que la piel de los párpados puede padecer asimismo un daño progresivo por la acción del sol, con aparición precoz de arrugas e inclusive tumores.

Protección de los ojos en el mar, en piscinas y en la práctica deportiva
De esta manera que se aumenta la exposición del sol en verano incrementan los baños en el mar y, en las piscinas, los artículos químicos que son comunes para su cuidado sumados a los microorganismos que conviven, tienen la posibilidad de perjudicar a la salud ocular. La protección de los ojos con lentes de baño concretas va a ayudar a eludir que aparezcan daños oculares.

El especialista de Cottet hace hincapié en una situación que ignora una gran parte de la población y sucede que el agua refleja el 100% de la radiación UV, “en esas ocasiones, el ojo padece el doble en tanto que recibe el encontronazo directo de los fotones del sol mucho más exactamente la misma proporción de los que se reflejan en el agua”.

La protección ocular asimismo se debe tener muy presente a lo largo de la ejerce deportiva en el exterior, así sea en la localidad, montaña o en el mar. La exposición del sol en verano es mayor y en lo posible hay que eludir la llegada de radiación ultravioleta al ojo singularmente entre las 12.00 y las 15.00h ya que es mucho más combativa.

Según asegura el especialista de Cottet, con la utilización de lentes concretas para deportes asimismo se puede impedir la entrada de cuerpos extraños o probables traumatismos eventuales, “Del mismo modo es muy aconsejable utilizarlas para el agua. En piscinas pues el cloro frecuenta irritar la área ocular, ocasionando ojo colorado y afecciones, algo singularmente recurrente en pequeños que pasan bastante tiempo bañándose y abren los ojos bajo el agua, y por otro lado, para achicar la incidencia de conjuntivitis producida por gérmenes que logre haber en el agua».

Lentes homologadas, géneros de lentes y tratamientos precisos para una adecuada protección visual
Sobre la tipología de lentes, el experto de Cottet, sugiere “ser conscientes en la decisión de los lentes de sol, pues la calidad de los filtros es lo más esencial, deben ser homologados y que cuiden en frente de la radiación ultravioleta. Emplear unos cristales sin calidad tiene la posibilidad de tener secuelas peores que no usar lentes, en tanto que si son oscuros y no filtran la radiación UV, hacen que la pupila se dilate y por consiguiente entre mucho más radiación al interior del ojo, lo que resulta contraproducente”.

Hasta el día de hoy la Unión Europea había apoyado el reconocimiento de su marcado CE en una escala de 5 géneros de filtros que van desde el 0 hasta el 4, de menor a mayor protección en frente de los rayos solares. Las de categoría 0, 1 y 2 proponen protecciones mucho más bajas y son especiales para la localidad o para entornos con niebla o días nubosos. Al paso que los filtros 3 y 4 están indicados para entornos radiantes, (categoría 4 está contraindicado para la conducción), deportes, para el mar y alta montaña, puesto que solo emiten entre el 3% y el 8% de la luz. Cualquier opción es buena siempre y cuando se los lentes se adquieran en centros especialistas.

Especialistas de Cottet insisten que se puede seleccionar filtros y género de protección dependiendo del régimen de los cristales. Es esencial obtener lentes homologadas y seguras que integren el sello de la Red social Europea (CE).

  • Polarizadas: Dismuyen la distorsión y los reflejos, si bien en condiciones de poca luz dismuyen la visibilidad. Los polarizados se aconsejan para la conducción de día, siendo un factor que disminuye en 7 metros la distancia de frenado a 80 Km/H, según estudios de europa de movilidad y seguridad, como asimismo son aconsejables para deportes náuticos y de alta montaña.
  • Los colores estándar son cobrizos, verdes y grises, son los que menos alteran los tonos de la visión, siendo el verde el que da mayor confort visual.
  • Rosas, destacan las sombras y los contrastes incrementando su efectividad en condiciones de poca luz.
  • Amarillas y ámbar, son lentes muy polivalentes en tanto que filtran la luz azul y definen las sombras. Válidas para todas y cada una de las condiciones.
  • Espejeadas, si bien están muy de tendencia, hay que saber el género de filtro que tienen.
  • Fotocromáticas, se amoldan a las condiciones lumínicas del exterior, lo que incrementa su herramienta en cualquier condición climática.

www.cottet.com

*Fuentes: Cottet Óptica y Audiología, Visión y Vida, COOOC.

Dossier de prensa

Tendencia y Belleza - %filename$

#Cottet #Especialistas #aconsejan #precaución #frente #exposición #del sol #con #empleo #lentes #sol #homologadas

Fuente: Comunicae