El cáncer de cualquier clase siempre y en todo momento es un desarrollo anómalo y descontrolado de las células del cuerpo y que puede manifestarse prácticamente en cualquier órgano o tejido. Este desarrollo celular termina por ser aparente a fácil vista con apariencia de masa o tumor (malvado). En la situacion del cáncer de vejiga hablamos de un desarrollo malvado producido en las células de la vía urinaria.

¿De qué forma de recurrente en el cáncer de la vejiga urinaria?
Es el tumor mucho más recurrente de las vías urinarias y es el séptimo tumor mucho más recurrente en los hombres.

¿Por qué razón hace aparición el cáncer de vejiga?
Como pasa siempre y en todo momento en el cáncer, no hace aparición por un único estímulo sino tiende a ser consecuencia de la acción de multiples componentes de peligro. Estos son los causantes de peligro más frecuentes del cáncer de vejiga:

– Tabaco. Sin ningún género de dudas, es el primordial aspecto de peligro para desarrollar un tumor de vejiga. Se calcula que el 50% de todos y cada uno de los tumores de vejiga se muestran como resultado del tabaco así sea en pacientes fumadores, ex–fumadores o fumadores pasivos.

– Sexo masculino. Históricamente, el cáncer de vejiga siempre y en todo momento afectó mucho más al sexo masculino que al femenino, en parte debido al mayor consumo de tabaco por la parte de los hombres. Ya que en los últimos tiempos esta inclinación de popular está mudando, probablemente más adelante las cantidades se igualen entre los dos sexos.

– La exposición industrial a las «aminas aromatizadas» en determinados cargos laborales como plantas industriales o petrolíferas asimismo se asocia a un peligro mayor de sufrir este cáncer.

– La utilización de radiaciones ionizantes (como por poner un ejemplo la radioterapia) asimismo tiene una relación directa en el avance de tumor de vejiga

– Hay un género de infección parasitaria llamada esquistosomiasis que puede ocasionar un cáncer concreto de vejiga llamado carcinoma escamoso.

– Dieta de baja calidad. La dieta está implicada en el avance de este y otros muchos género de de cáncer. Afortunadamente, hablamos de un aspecto modificable y que se puede poner a favor en tanto que últimamente se ha visto como una dieta sana y balanceada («Mediterránea») puede achicar el peligro de cáncer de vejiga.

¿Se puede impedir?
Lamentablemente, el cáncer jamás se puede impedir al 100%, si bien sí se puede achicar drásticamente las posibilidades de que se muestre si se evitan los componentes de peligro implicados en su avance. Salvando las distancias, podría decirse que la aparición del cáncer se semeja a una «lotería», esto es, cuantos mucho más números de lotería se adquieran (componentes de peligro), mayor es la posibilidad de que toque.

En la situacion del cáncer de vejiga, ya que el tabaco es el primordial aspecto implicado en el cáncer vesical, la medida mucho más eficiente para prevenirlo es no fumar más. Como medida de prevención agregada tanto de este como de otros géneros de cáncer, asimismo se sugiere progresar los hábitos de vida, más que nada dieta y ejercicio.

¿Puede ser hereditario?
Hoy no se conoce ningún gen que tenga relación directa o que sea el encargado de sufrir un tumor vesical si bien sí que se ha visto alguna predisposición familiar en familiares próximos de pacientes damnificados de cáncer de vejiga.

¿Qué síntomas hace el cáncer vesical?
El cáncer de vejiga frecuentemente se muestra con síntomas parcialmente leves que proponen la existencia de un tumor localizado (síntomas iniciales). No obstante en varias oportunidades, se descubre en el momento en que el tumor ahora está extendido y lo que se aprecia son síntomas derivados de la afectación de otros órganos (síntomas avanzados).

Síntomas iniciales

– Hemorragia o sangrado en la orina. El sangrado urinario (hematuria) tiende a ser el primer síntoma en mostrarse y el síntoma primordial por el que consultan los pacientes.

– Coágulos en la orina. Aparte del sangrado, si este es abundante tienen la posibilidad de mostrarse coágulos en la orina que aun tienen la posibilidad de llegar a tapar la salida de la orina a nivel de la uretra.

– Obstrucción urinaria. En caso que algún coágulo tape la uretra puede imposibilitar completamente la expulsión de orina causando lo que se conoce como «retención aguda de orina» o «globo vesical». Es una situación urgente y que necesita poner una sonda urinaria para adecentar la vejiga de coágulos que podrían regresar a tapar la uretra.

– Anemia. En casos de sangrado persistente en el tiempo a lo largo de meses puede mostrarse anemia. No es una situación muy recurrente ya que la mayor parte de pacientes consultan al médico al notar sangre en la orina y por consiguiente no frecuenta ofrecer tiempo a que se desarrolle.

– Síndrome miccional. Los tumores de vejiga tienen la posibilidad de ofrecer sintomatología urinaria afín a los síntomas que hace la hiperplasia benigna de próstata. La necesidad de mear frecuentemente, cierto malestar abdominal o genital al mear o aun incontinencia urinaria. Estos síntomas «irritativos» se genera por el hecho de que la vejiga «nota» una masa anormal dentro suyo, (el tumor) que la irrita y hace que «se queje». Es esencial no confundir estos síntomas con una infección urinaria en tanto que puede retratar la solicitud con el urólogo y por consiguiente se puede postergar el diagnóstico.

Síntomas avanzados
Si bien no es frecuente hallarse con tumores vesicales muy avanzados, los síntomas tienen la posibilidad de darse en tumores de veloz desarrollo o en pacientes que no asisten con una alguna celeridad al médico.

– Obstrucción del riñón. En el momento en que el desarrollo del cáncer en la vejiga comprime el uréter (el conducto o «tubería» que conecta el riñón con la vejiga) y no permite que el riñón expulse orina, puede llegar a dañarlo de manera irreversible.

– Metástasis. Las metástasis son implantes del tumor en órganos a distancia. Ciertos tumores vesicales tienen la aptitud de producir metástasis y tienen la posibilidad de llegar al pulmón, al hígado o a los huesos entre otros muchos órganos.

¿A qué edad hace aparición?
La edad media de presentación del tumor de vejiga está entre los 60 – 70 años. Aún de esta manera puede presentarse a «cualquier» edad siendo poquísimo recurrente bajo los 40 años. Es poco recurrente que se dé antes de los 40 años pero no es realmente difícil.

¿De qué forma se descubre el cáncer de vejiga?
La detección precoz del cáncer de vejiga es un punto primordial puesto que deja accionar en una época mucho más temprana de la patología y en consecuencia se tendría mucho más oportunidad de erradicarla completamente y además de esto, de llevarlo a cabo a través de tratamientos menos invasivos. La mayor parte de pacientes comienzan con un sangrado urinario conque la primera etapa para advertir el cáncer es entablar la sospecha a través de una adecuada anamnesis y exploración física. Desde aquí, se tiene que hacer una secuencia de pruebas complementarias para lograr corroborar o descartar el diagnóstico de cáncer vesical.

Pruebas para advertir una neoplasia vesical

-Análisis de orina: el análisis de los diferentes elementos de la orina puede ofrecer información directa o indirecta sobre la oportunidad de tener un tumor en la vejiga o en la vía urinaria. Por servirnos de un ejemplo, ver sangre a nivel microscópico, si bien no se vea a fácil vista, es un signo de sospecha de un viable cáncer vesical.

– Citología urinaria: la citología es el análisis de las células «sueltas» que hay en un líquido o que extraemos de un tejido. En la situacion del cáncer de vejiga, la citología forma un pilar primordial tanto en el diagnóstico como en el rastreo. Se puede destacar que la existencia de células cancerígenas en la orina puede señalar la existencia de un tumor localizado en cualquier una parte de la vía urinaria, no solo en la vejiga.

-Marcadores tumorales: hoy no se tiene ningún marcador tumoral en sangre u orina que asista a advertir un tumor vesical. Hay distintas marcadores en estudio pero algún estudio pero todavía están lejos de constituir una prueba estándar en el diagnóstico del cáncer de vejiga.

-Ecografía urinaria: la ecografía deja detectar probables lesiones que logren encontrarse en la vejiga. Siendo un procedimiento no invasivo es perfecto para la evaluación inicial de los pacientes con sospecha de tumor vesical. Hay que tomar en consideración que los tumores pequeños (inferiores a 1cm) tienen la posibilidad de pasarse por prominente y tienen la posibilidad de ser primordiales efectuar otras pruebas para corroborar o descartar la sospecha de cáncer.

-Cistoscopia: se habla la prueba mucho más concreta y sensible en el diagnóstico del tumor vesical. Radica en la introducción de una cámara por el conducto de la orina (uretra) que deja una visualización completa y bien definida de toda la uretra y de la vejiga urinaria. Se puede, en consecuencia, advertir y estudiar las peculiaridades de cualquier lesión sugestiva de malignidad (cáncer): ubicación precisa, tamaño, nivel, etcétera; esto es, con toda clase de aspecto. Aquí, toda la información en aspecto sobre la cistoscopia.

-TAC-Urografía: si bien el TAC de abdomen no es la prueba de decisión inicial en el diagnóstico de un tumor de vejiga, puede asistir habitualmente. Resulta de particular herramienta en el momento en que se sospecha que el tumor está cerca de los riñones, en la vía urinaria superior (uréteres).

Géneros de cáncer
La mayor parte de tumores que se dan en la vejiga son tumores de células uroteliales o asimismo llamado de células transicionales.

Aún de este modo, tienen la posibilidad de darse otros géneros de tumores (que acostumbran a tener peor pronóstico) como sería el carcinoma de células escamosas o el adenocarcinoma.

Tipos histológicos de tumores vesicales:

– Carcinoma de células transicionales

– Carcinoma de células escamosas

– Adenocarcinoma

– Carcinoma micropapilar

– Carcinoma sarcomatoide

– Carcinoma microquístico

¿Cuándo preguntar a un médico?
Como regla general frente cualquier perturbación del ritmo urinario se aconsejaría solicitud con un médico experto en urología.

#urólogo #Pep #Auguet #enseña #qué #cáncer #vejiga #de qué forma #advertirlo #tiempo

Fuente: Comunicae