La pandemia del coronavirus ha provocado la desaparición de sobra de tres miles de individuos cerca del planeta. Y no es la única consecuencia. El colapso en los servicios de emergencias, la precisa readaptación del personal médico y el temor al contagio ha retrasado tanto el diagnóstico como el régimen de distintas anomalías de la salud. Una demora que se eleva hasta un 15% en la situacion de los tumores digestibles. Esto tiene un precio. En concreto, la desaparición de pacientes por nosologías que habrían tenido una simple contestación si hubiesen sido detectadas en etapa mucho más temprana. Con la intención de agarrar este inconveniente, en el Centro Médico Teknon de Barcelona se puso en marcha la Unidad de Diagnóstico Precoz de Tumores Digestibles. La Unidad es fruto de la colaboración entre expertos correspondientes al Centro Oncológico Teknon (IOT), la Unidad para la Prevención del Cáncer Digestivo y el Centro Laparoscópico Dr. Ballesta (CLB). Quienes tienen como propósito progresar el pronóstico y acrecentar la posibilidad de curación de estos tumores a través de un cribado de alta aptitud diagnóstica y un régimen personalizado.

La Sociedad De españa de Oncología Médica (SEOM) prevé que para este año 2021 se diagnosticarán 8.697 casos menos de cáncer digestivo. Según afirma el coordinador de la Unidad para la prevención del cáncer digestivo, Sencillo Encallas, “desde el principio de la pandemia, el tolerante no asiste al hospital por el hecho de que tiene temor o por el hecho de que se han desprogramado sus consultas y pruebas”. El gastroenterólogo informa de la necesidad de dirigirse al experto en el momento en que se experimenten síntomas como sangre en las heces o una pérdida de peso inexplicable. “La extirpación de un pólipo adenomatoso de colon el día de hoy es eludir un cáncer mañana”. Además, se tienen que seguir los controles periódicos tras recibir el diagnóstico de una patología premaligna, como el esófago de Barrett, la anemia perjudicial, la cirrosis hepática o los pólipos adenomatosos del colon, pues la detección precoz del cáncer digestivo optimización la supervivencia. La Unidad de Diagnóstico Precoz de Tumores Digestibles da un protocolo completo de diagnóstico y de cribado en esta clase de carcinomas, basados en la endoscopia y la ecografía. Como señala el doctor Sencillo Encallas, las dos técnicas actúan como “la mano derecha y la mano izquierda del gastroenterólogo y con esto poseemos una aproximación fundamental para hacer un diagnostico los tumores”.

Una detección precoz del inconveniente deja tratamientos quirúrgicos con una mejor supervivencia y calidad de vida. En tanto que, como apunta la responsable del área de tumores del Centro Laparoscópico Dr. Ballesta, Carmen Balagué, “si la lesión es mucho más pequeña, no interfiere a otros órganos. Esto te deja realizar una cirugía mucho más reglada, menos combativa y, por consiguiente, el tolerante se está recuperando antes y regresa a su historia habitual considerablemente más próximamente”. La Unidad de Diagnóstico Precoz de Tumores Digestibles integra un equipo de 4 cirujanos, dirigidos por Carmen Balagué (de CLB) y ordenados por el doctor Carlos Ballesta. A nivel de técnicas quirúrgicas, el doctor Carlos Ballesta resalta la oportunidad de efectuar tratamientos ligerísimamente invasivos merced a la enorme precisión diagnóstica de la unidad. “En el momento en que el tumor no está muy adelantado, es viable extirpar el tumor a través de una endoscopia y de esta manera eludir la cirugía”, señala.

El Centro Oncológico Teknon (IOT), entre los centros mucho más avanzados de Europa, regulará y va a dar soporte complementario en este género de tumores. El diagnóstico precoz del cáncer digestivo resulta clave en el campo de la oncología. Así como enseña el oncólogo médico responsable del área de conocimiento de los tumores digestibles del Centro Oncológico Teknon, el doctor Jaume Capdevila, si un tumor lo advertimos en su etapa inicial, no solamente la posibilidad de curación incrementa de manera exponencial, si no que la intensidad del régimen va a ser menor. “En tumores mucho más iniciales, sin afectación en hondura o sin metástasis ganglionares, la dificultad del régimen postoperatorio se facilita en buena medida, reduciendo los meses de duración de la quimioterapia o aun se puede llegar a eludir”, resalta.

El oncólogo ejemplariza esto mediante los tumores de colon y páncreas. De este modo, las situaciones mucho más avanzados de cáncer de colon necesitan seis meses de quimioterapia postoperatoria, conllevando en la mayor parte de las situaciones algunos resultados consecutivos que tienen la posibilidad de perdurar en el tiempo. En cambio, según afirma el doctor Jaume Capdevila, “en tumores menos desarrollados puedes achicar este régimen a tres meses sosteniendo efectividad y reduciendo toxicidad, o aun puedes ahorrarte la quimioterapia en estadios muy iniciales”. En la situacion del carcinoma de páncreas, la tercera causa de muerte por cáncer, una detección precoz establece la eficiencia del régimen, tanto quirúrgico como médico. “El cáncer de páncreas necesita régimen perioperatorio en la enorme mayoría de ocasiones, pero la relación entre peligro y beneficio es considerablemente más conveniente en esos tumores mucho más pequeños”, señala Capdevila.

Entrar en contacto con Centro Laparoscópico Dr. Ballesta: https://www.clb.es/
933 933 174

#Centro #Médico #Teknon #pone #marcha #Unidad #Diagnóstico #Precoz #Tumores #Digestibles

Fuente: Comunicae