En España en torno al 23% de la población (unos 8,4 miles de individuos), sufren obesidad. En el momento en que la obesidad va acompañada de otras anomalías de la salud metabólicas, como la diabetes, esta prevalencia es superior al 35 por ciento y al 70 por ciento si se charla de sobrepeso.

El incremento de la obesidad pertence a los desafíos de la salud pública puesto que se asocia a mayor mortalidad, discapacidad y deterioro de la calidad de vida, aparte de acrecentar el gasto sanitario, siendo un aspecto de peligro de patologías como la diabetes mellitus tipo 2, las patologías cardiovasculares y ciertos géneros de cáncer.

Pero en ocasiones el régimen no es sencillo. El régimen inicial de la obesidad incluye cambios en la pauta alimenticia y el incremento de ejercicio, y en la mayor parte de las situaciones fracasa. Al lado de estas tácticas y, dependiendo del nivel de obesidad, se tienen la posibilidad de regentar medicamentos u decantarse por la cirugía bariátrica con el objetivo de impulsar el perder peso, afirma la clínica de obesidad en La capital de españa, Imeo, centro de referencia a nivel Europeo.

Cada vez, la cirugía bariátrica muestra mucho más opciones con la intención de reducir los resultados consecutivos y apresurar la restauración. De entre todas y cada una estas opciones, la manga gástrica es de las mucho más requerida. Imeo, clínica de obesidad en La capital española, enseña por qué razón.

La manga gástrica es una reducción de estómago donde se suprime una parte del mismo, quedando achicado a un tubo o con forma de manga. Asimismo se la conoce como gastroplastia tubular.

En esta intervención se disminuye sensiblemente el tamaño del estómago en un porcentaje que fluctúa entre el 65 y 80% de su tamaño. Se considera entre las cirugías mucho más funcionales para arreglar el inconveniente de la obesidad.

Al tener el estómago mucho más pequeño y ajustado, el paso de la comida se ralentiza bastante, realizando que esa sensación de plenitud, se prolongue mucho más en el tiempo, realizando que el tolerante logre espaciar las comidas de manera mucho más fácil.

La reducción en la sensación del apetito, se ve reforzada además de esto por el hecho de que al achicar el tamaño del estómago, la producción de la hormona que genera el apetito, que lleva por nombre Ghrelina, se ve muy achicada. Asimismo se disminuye sensiblemente la secreción de insulina progresando su metabolismo y incrementando de este modo, la eficiencia de las células beta pancreáticas que son las que fabrican esa insulina.

Se aumenta la producción de hormona del desarrollo que hace más rápido el metabolismo al aumentar de manera mucho más simple la masa muscular realizando que el tolerante gaste mucho más calorías aun en estado de reposo. Esto causa que le sea considerablemente más simple bajar de peso con una dieta hipocalórica.

Esta intervención, se complementa con un rastreo sobre nutrición personalizado. En los pacientes de Manga Gástrica el Centro Médico Europeo de la Obesidad hace un rastreo sobre nutrición de un par de años, en los que se marcha reconduciendo la dieta en función de los desenlaces que va consiguiendo el tolerante, a fin de que la dieta sea siempre y en todo momento lo mucho más eficaz viable.

En IMEO merced a las tecnologías de diagnóstico mucho más destacadas adjuntado con la cirugía de nueva generación de referencia en Europa, tienen la posibilidad de escoger los tratamientos con o sin cirugía, mucho más correctos en todos y cada caso y efectuar una perfeccionada personalización de exactamente los mismos dependiendo de la genética y fisionomía de cada tolerante, y o sea lo que garantiza su éxito.

#manga #gástrica #mejor #opción #contra #obesidad #según #clínica #IMEO

Fuente: Comunicae