Los secretos mejor guardados de Sánchez y Casado… ¿Cómo puede ser esto posible en pleno siglo XXI?

Si has entrado en este artículo inquieto, intrigado e incluso indignado: quiero hablar seriamente contigo.

Ya con tu mera presencia sé tres cosas sobre ti. Primero, eres una persona de alguna forma preocupada por la política. Si has entrado pensando que lo de Sánchez es mentira pero que ya sospechabas de Casado entonces eres de un partido. Si lo de las drogas te parece ridículo (no lo es, el titular es 100% verificable) pero lo de Sánchez lo consideras plausible entonces eres de otro partido. Si nada te sorprende, tendrás tus esperanzas en un tercer partido o quizás protestas contra todos y ni siquiera votas.

Sánchez y Casado

Segundo, te mantienes al día. Eres un asiduo de las últimas noticias. No sé exactamente qué motivaciones tienes. Los que seguimos los vaivenes de la política no solemos ser precisamente los indecisos. No estamos buscando información, más bien anhelamos confirmación, buscamos datos que confirmen que tenemos razón. Muchos consumidores de noticias políticas ya saben a quién votarán, su punto de vista es inamovible. Ningún resultado ni rumor futbolístico cambiará a un buen hincha de su equipo de toda la vida, cualquier información solo servirá para discutir en voz cada vez más alta las virtudes de su club con los equivocados que lucen colores distintos en sus camisetas.

Pues, aunque no sirva de nada, tengo que verificar las dos noticias del titular, confirmar mis fuentes y convencerte de que el titular que encabeza este artículo es absolutamente veraz.  Por supuesto, reitero  mi teoría de que nada de lo que diga cambiará tu opinión política (por la razón que ya expliqué, y por otra cosa que pronto sabrás).

Alexis Sánchez

Sánchez no solo cobró 500 mil por semana, además lo ha admitido públicamente admitiendo que fue una de las peores decisiones de su vida. Alexis Sánchez, futbolista chileno, era uno de los mejores delanteros de la liga inglesa cuando jugaba para el Arsenal. Sin embargo cuando pasó al Manchester United, cobrando 540.000 libras semanales su suerte cambió. Él mismo ha declarado que una semana después de llegar ya estaba lamentando el cambio. Después de 5 meses sin jugar dejó el equipo para jugar con el Inter de Milán.

Philippe Casado

Philippe Casado era un ciclista francés que tristemente murió a los 30 años después de haber conseguido tres victorias en carreras profesionales. Fue después de su muerte cuando se descubrió que competía dopado y de  incluso llegó a cambiar de equipo por tener más facilidad para acceder a esas drogas que mejoraban su rendimiento.

Obviamente esto no ha cambiado tu opinión sobe Pedro Sánchez, líder del PSOE, partido que actualmente gobierna en España, ni de Pablo Casado, líder del PP, partido de la oposición. No has aprendido nada sobre ellos, pero quizás has aprendido algo sobre ti mismo. Ya que no hay hechos de relevancia sobre ellos para discutir, es momento de hacer auto examen. ¿Qué pensaste al leer el titular? ¿Presuponías algo sobre la veracidad de cada noticia? ¿Preparabas mentalmente una refutación de los hechos? Y lo más importante: ¿para qué? Entendería que gastaras tiempo y energía mental en el asunto si fueras el jefe de prensa de Pedro Sánchez, o consejera política de Pablo Casado. Incluso llegaría a creer que un indeciso político quisiera enterarse y comparar candidatos cuando se acercan elecciones. 

También respeto a quien tiene como entretenimiento enterarse de la actualidad minuto a minuto, igual que respeto a quien coleccione sellos postales, sigue el balonmano o crea animalitos de felting. Pero si no es un disfrute para ti,  si es más bien un estrés, una frustración y un quebradero de cabeza, desenchufa, no es necesario ver cada noticiario. Prueba a estar una semana sin ver los debates políticos. Cuando vuelvas a ver alguno verás que siguen con los mismos temas, es difícil saber si siguen con lo de ayer o con lo de hace dos semanas.

Me di cuenta de la monotonía machacante del discurso político cuando estaba investigando para el artículo 21 años después de pasar de siglo. ¿Qué tal va la política?  Tuve que hojear un año entero de periódicos y créeme es tan pesado como suena. Buscaba titulares para apoyar mi (siempre tendenciosa) opinión, pero me cansaba de leer día tras día las mismas polémicas. Esos debates, opiniones y razonamientos se repetían y al ser de otro año ya pasado todo era tan irrelevante que solo quería dejarlo para pasar tiempo con mi familia, o con mi perro, incluso hasta con ese vecino que casi no conozco pero que seguro que si me despegara alguna vez de la pantalla descubriría que es majete.

Y una última cosa si se me permite. Estás tan absorto con la política, con mi falsa noticia política y mi crítica de las noticias políticas, que no te has dado cuenta que al principio dije que sé tres cosas sobre ti y solo he expuesto dos. Esa tercera cosa es que sé que eres de España. Casado y Sánchez son políticos de tu país. Para interesar a un lector de Bolivia tendría que haberme inventado algo sobre Arce y Mesa, y para alguien de México pues sobre Obrador y Morena. Posiblemente ni te suenan esos nombres. Ten presente que a mil kilómetros de aquí ni conocen a esas personas que te obsesionan y que dentro de 30 años es posible que sean irrelevantes hasta para los de aquí. Las únicas personas que seguirán importándote pase el tiempo que pase y estén donde estén son tu familia, tus seres amados.

Con esto no quiero decir, ni mucho menos, que no sea importante la conciencia política. Todo es política y debemos estar bien informados para votar como consideremos oportuno cada vez que hayan elecciones. Seguro que el jefe de prensa del Presidente y la consejera política del líder de la oposición se encargarán seguro de que te llegue información contrastada sobre sus planes para gobernarte. Más o menos cada cuatro años es importante que tengas una opinión sobre ellos, sobre su trabajo y sobre las políticas que quieren implementar. Hay que estar informado pero la política es la realidad, no un reality. Infórmate, hazles responsables de sus acciones con tu voto en cada convocatoria electoral, pero el resto del tiempo no dejes que te alejen de tu vida, tus aspiraciones y tus seres queridos.