Los enormes campos solares que se concentran en ciertos puntos del territorio de este país pertenecen a una red de plantas interconectadas y automatizadas con el propósito de capturar la mayor proporción de radiación del sol y transformarla en energía eléctrica. Estas tienen la posibilidad de producir una cantidad enorme de vatios de electricidad por segundo que se usa para abastecer industrias y también, aun, ciudades enteras, de este modo para vender esa energía a compañías de electricidad.

Este género de plantas de generación son indispensables para lograr proseguir adelante con la transición energética y combatir contra el cambio climático puesto que, aparte de no producir gases efecto invernadero, usan el sol -el más destacable y mucho más rico recurso energético de España-. Hoy, de los mucho más de 10.000 teravatios/hora (TWh) de electricidad que se desarrollan en los países integrantes de la OCDE, la energía del sol representa únicamente 8 TWh.

En el Plan para el Avance sostenible de la Agenda 2030, el Parlamento Europeo y los distintos gobiernos llegaron al acuerdo que quiere que el peso del consumo eléctrico de las renovables sea del 32% y para el que se invertirán hasta 38.000 millones de euros y el propósito marcado por el Plan Nacional Que viene dentro de Energía y Tiempo (PNIEC) es lograr 39.181 MW de capacidad instalada, estableciendo el propósito de añadir 26.134 MW de fotovoltaica en España de aquí a 2030.

Los proyectos para la transición ecológica previstos por el Gobierno han causado que se alargue una preocupación por la parte de varias entidades sociales y la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (ANPIER) que se sumaron para reclamar un mayor control por la parte de las gestiones para eludir el incremento especulativo de enormes proyectos fotovoltaicos en este país para resguardar el territorio y respetar el paisaje. Hoy en dia, España tiene 4 de las 5 plantas solares mucho más enormes de todo Europa, pero existe la preocupación de que se genere una concentración excesiva en ciertos puntos.

Para IMEnergy, compañía líder en el diseño, ingeniería, suministro y construcción de plantas energéticas, la transición ecológica es esencial, pero es requisito regularlo. “Existen muchas críticas encima de la mesa en lo que se refiere al encontronazo que crea un parque del sol en el ambiente, y también Imenergy está capitalizando bastante esfuerzo en este sentido para mejorar sus proyectos. En esta línea de usar el menor espacio viable, Imenergy ha desarrollado un fan del sol con la capacidad de tener un GCR (nivel de aprovechamiento del lote) muy mejorado, llegando a necesitarse hasta un 20% menos de área para una misma capacidad de planta” afirma José Manuel Suárez, director ejecutivo de IMEnergy. “No se comprendería una transición ecológica sin cumplir los requisitos de medioambiente y por este motivo cada emprendimiento acarrea una declaración de encontronazo ambiental, pero hay que continuar perseverando en la protección del medioambiente al unísono que se promocionan nuevos proyectos”.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico desarrolló el mes pasado de diciembre unos mapas de sensibilidad ambiental dependiendo de la sensibilidad del territorio a esta clase de proyectos. Según esta herramienta cartográfica, un 36% del país tiene una sensibilidad ambiental alta para la instalación de fotovoltaica y un 33% una sensibilidad baja, con lo que se establece que solo haría falta la utilización del 0,43% de las ubicaciones de baja sensibilidad para lograr realizar los objetivos de los proyectos 2030. Además de esto, la UNEF cree que toda la fotovoltaica podría crearse en el 0,25% del territorio dedicado en este momento a cultivos y pastos o en el 0,35% de la área destinada a cultivos.

#reto #medioambiental #territorial #los #enormes #parques #solares #España

Fuente: Comunicae