La impresión que se efectúa hoy en día es una de carácter industrial, automatizada y con unos procesos mucho más sencillos y está lejos de aquella impresión manual y tosca que se hacía hace mucho más de 35.000 años, en tanto que son procesos mecanizados que han evolucionado. ImprentaMadrid.com conoce todas y cada una estas técnicas de impresión que se realizaron durante los siglos. Técnicas que aún se efectúan, otras que han evolucionado y otras que quedaron en la historia.

“Si bien ciertas de estas técnicas se quedaron completamente obsoletas y pertenecen a la historia, son procesos que aún se usan y son admirados más que nada en el campo artístico. Otras de estas técnicas han evolucionado y se mejoraron transcurrido el tiempo, para transformarlas en una impresión mucho más industrial y mecanizada”, asegura ImprentaMadrid.com sobre estas técnicas que va a explicar ahora.

La xilografía se encuentra dentro de los métodos de impresión mucho más viejos que hay y radica en efectuar surcos en una tablilla de madera para hacer un relieve. La herramienta que se usa es un pincho puntiagudo a través de el que se quita el material de la tablilla para, así, hacer un diseño o una imagen. Las partes que tienen relieve se sumergen la tinta y se prensa sobre un papel u otro material para reproducir esa imagen. Esta clase de impresión fué destinada más que nada para imprimir libros, contenidos escritos y también ilustraciones.

La técnica de grabado a través de la que se representaban ilustraciones es la calcografía. Mientras que la xilografía trabaja en negativo, a través de la calcografía se trabaja en positivo. Para llevar a cabo esto es requisito grabar en una placa de metal, grabarle el diseño y repartir la tinta por esos grabados. En el momento en que esta placa se presiona en el papel se imprime el artículo o la lustración.

La litografía es otra de las técnicas mucho más reconocidas y marcha a través de una reacción química que distingue entre el color y el agua. El material es la piedra caliza y la herramienta es un lapicero graso que se sumerge en agua y se usa para dibujar. Las partes no dibujadas absorben agua y las partes dibujadas con el lapicero repelen el agua y recogen la tinta. La serigrafía, para finalizar, es una técnica que marcha mediante un tejido (comunmente de seda) a través de el que se transmite la tinta al soporte. La lona se impermeabiliza por las ubicaciones que no se desean imprimir.

#mayoría #las #personas #conocen #las #técnicas #mucho más #reconocidas #impresión #según #ImprentaMadridcom

Fuente: Comunicae