Esta reflexión se sosten en que entre 2016 y 2019, Europa ha movilizado cerca de 130 millones de euros, por medio de los clústeres, para arrancar proyectos que contribuyesen a prosperar las habilidades originales de las pequeñas y medianas empresas.

Según un informe últimamente anunciado por la Comisión Europea[1], España ha dirigido, con mucha diferencia, tanto el número de peticiones presentadas como el de clústeres competidores y el de pequeñas y medianas empresas favorecidas de estas ayudas. Específicamente, los clústeres españoles han copado cerca del 18% de todas y cada una de las peticiones presentadas en las cinco convocatorias del programa “Cluster facilitated projects for new value chains” (INNOSUP-1) de la Comisión Europea y más de 170 pequeñas y medianas empresas españolas consiguieron financiación, siendo el mayor número de compañías favorecidas por país.

En conjunto, la Comisión Europea puso en marcha, entre 2016 y 2019, 18 proyectos mediante los que se brindó acompañamiento a 1.006 pequeñas y medianas empresas.

Esta convocatoria nació con el propósito de proveer acompañamiento a las pequeñas y medianas empresas en sus procesos de innovación y encauzar ese acompañamiento mediante mediadores, principalmente clústeres. Hablamos de un modelo de financiación en cascada apoyado en la colaboración para prosperar las habilidades de las pequeñas y medianas empresas para hacer novedosas cadenas de valor industriales que fomenten el avance de industrias emergentes en Europea.

Los clústeres se dedican a enseñar y administrar los proyectos y los fondos, ya que cuando menos el 75% del presupuesto total debe asignarse a las pequeñas y medianas empresas mediante financiación directa, servicios de acompañamiento directo a la innovación u otras medidas. Mediante estos fondos y de los clústeres, se impulsaron colaboraciones intersectoriales, lo que permitió cerrar pactos de colaboraciones entre pequeñas y medianas empresas de europa y, por su parte, entre pequeñas y medianas empresas de europa y pequeñas y medianas empresas de otros continentes, además de esto, se robusteció el liderazgo industrial de la Unión Europea al impulsar el avance de industrias emergentes.

Según nuestra Comisión Europea, el presupuesto movilizado por medio de los clústeres se empleó de forma eficaz y resalta su actuación como mediadores escenciales para agrandar la llegada de esta clase de ayudas. Además de esto, resalta a España como entre los países con mayor índice de satisfacción de las pequeñas y medianas empresas competidores, seguido de Francia, Italia y Alemania.//

[1] ‘The effectiveness of innovation public support for SMEs in Europe’ y su anexo (desde la pagina 6) Annex on the evaluation of INNOSUPs

#Los #clústeres #españoles #lideran #captación #fondos #ayudas #de europa #innovación #pequeñas y medianas empresas

Fuente: Comunicae