Jugar a juegos para videoconsolas por uso contínuo sin la obligación de un computador fuerte es ya una situación. Merced a interfaces como Nware, que rompen con el modelo usual de consumir juegos para videoconsolas por medio de una consola o un PC costoso, se consiguió ofrecer una mayor independencia a los jugadores permitiéndoles jugar a los juegos para videoconsolas adquiridos en diferentes tiendas digitales desde cualquier dispositivo. En verdad, el cloud gaming representa no únicamente una opción alternativa al modelo clásico de los juegos para videoconsolas, sino más bien entre las creaciones mucho más poderosos de este campo que está en pleno desarrollo de transformación.

Más allá de que es verdad que la transformación del modelo de consumo de las industrias del diversión como la música o el cine generó mucha atención, muchos desconocen que la industria de los juegos para videoconsolas sobrepasa relevantemente en tamaño a la suma de estas industrias. Según datos de Newzoo y Statista, en 2020 el ámbito juegos para videoconsolas facturó un total de 177 mil millones de dólares americanos a nivel global, habiendo superado a la industria del cine (12 mil millones de dólares americanos), la música (22 mil millones de dólares estadounidenses) y todo el contenido de vídeo emitido por Internet (50 mil millones de dólares americanos). Esta es tan únicamente una prueba del veloz avance y desarrollo que ha experimentado el campo de los juegos para videoconsolas, algo que podría llevar a cabo meditar que quien logre producir una disrupción en la manera de consumir juegos para videoconsolas, dominará una industria de cientos de millones de dólares estadounidenses líder en diversión. Y en este sentido, el cloud gaming se muestra como una alternativa muy fuerte para el futuro del campo.

Sin embargo, el planeta del cloud gaming es complejo y las compañías que deseen desafiar a éxito en este nuevo ambiente se combaten a varios desafíos clave a los que tienen que ofrecer contestación para consolidarse como modelo de consumo alterno al gaming clásico. Los especialistas de la interfaz Nware, han definido estos desafíos, aportando resoluciones a exactamente los mismos.

La pluralidad del catálogo de juegos para jugar en la nube
Entre los desafíos a solucionar en las interfaces de cloud gaming es la pluralidad del catálogo de juegos al que van a poder entrar los individuos. La mayor parte de los servicios que ya están en el campo proponen un ingreso limitado a un número con limite de juegos. No obstante, si un usuario no halla los juegos a los que desea jugar, las posibilidades de que dicho usuario continúe en la interfaz reducen sensiblemente. Por esa razón Nware deja acompasar mucho más de 20.000 juegos para videoconsolas en su interfaz merced a la integración con distintas tiendas digitales, como Steam o Epic Games. De esta manera, los clientes tienen la posibilidad de traer sus juegos para videoconsolas a la interfaz, reunirlos en un único lugar y jugarlos en la nube, sin límites.

Ser productivo y eficaz en costos
Otro obstáculo con el que se combaten las interfaces de cloud gaming es la eficacia en los costos de su infraestructura. Los servidores que usan las interfaces de cloud gaming recientes tienen unas especificaciones y tamaño específicos. Esto quiere decir que, si un usuario no consume toda la capacidad del servidor a lo largo de su sesión de juego, otros individuos tampoco van a poder explotar esa capacidad inutilizada. Esto da rincón a un sobredimensionamiento insignificante, que transforma a las interfaces de cloud gaming en proyectos con altos costos cambiantes y, es por este motivo que, como resultado, hay un futuro dudoso sobre su rentabilidad económica en formato suscripción. Sin embargo, hay una solución a este inconveniente. Hablamos de una tecnología construída por Nware que, no solo es eficaz escalando tanto a nivel de tiempos como de costos, sino asimismo asigna elementos de los servidores de forma activa para cada juego de plataformas. Merced a esta tecnología, es viable prestar al jugador un servicio con una extensa variedad de juegos que, sin esta optimización de elementos, no sería viable.

La escalabilidad de las interfaces para lograr prestar servicio a millones de clientes bajo demanda
Prestar servicio a millones de clientes para jugar a juegos para videoconsolas en la nube y bajo demanda es otra de las considerables adversidades del cloud gaming, la llamada escalabilidad. El reto está en que las interfaces de cloud gaming sean capaces de desplegar servidores en múltiples territorios por todo el planeta, algo que es viable merced a los servicios que dan los distribuidores cloud en todos sus datacenters. No obstante, el desarrollo de despliegue de nuevos servidores en un datacenter puede demorar múltiples días, lo que piensa un enorme inconveniente en el momento en que un servicio quiere lograr a una masa tan enorme de individuos. En este sentido, una oportunidad es achicar los tiempos de despliegue de nuevos servidores estableciendo pactos de integración con distintas distribuidores de infraestructura cloud para lograr tener nuevos servidores solo en cuestión de horas. De esta forma lo hizo la interfaz Nware en su propósito por transformarse en la interfaz mucho más escalable del mercado.

La experiencia de juego y la innovación para llegar a áreas con conexiones inestables de Internet
La experiencia de juego que brinden las interfaces de cloud gaming es el aspecto mucho más esencial para su éxito. Sin embargo, esta se puede observar perjudicada por 2 componentes primordiales: la latencia y la seguridad de la sesión de uso contínuo. En lo que se refiere a la latencia, que viene a ser el tiempo de contestación a las acciones del jugador en el ratón, teclado o gamepad, intervienen tanto la distancia entre el servidor y el usuario, como el algoritmo de compresión de vídeo que sirve para mandar la información de vídeo mediante la red. Por otro lado, la seguridad se puede observar desgastada por la red de Internet, especialmente cuando el envío de la información sucede por uso contínuo en el mismo instante. Cualquier corte a lo largo de la sesión o caída de la red perjudica de manera directa a la experiencia de juego del usuario. Por ende, el cloud gaming es singularmente sensible en áreas donde frecuentemente hay una mala conexión a Internet.

Frente este panorama y para reducir la latencia y normalizar la sesión de uso contínuo, aun en sitios con mala conexión a Internet, Nware está construyendo una exclusiva tecnología de uso contínuo que dejará tener una experiencia de juego dinámica pese a la calidad de la conexión, algo que todavía no se vió en ningún algoritmo de compresión, y por lo tanto, en ninguna interfaz del campo cloud gaming. “Esta novedosa tecnología de compresión nos dejará lograr mayores audiencias y desbloquear mercados en vías de avance, quienes ven un enorme valor en el cloud gaming, pero no en todos los casos tienen una conexión permanente de Internet para lograr jugar”, enseña Daniel Olmedo, director ejecutivo y Co-Principal creador de Cloudware, startup de españa que creó Nware.

¿Es el cloud gaming el futuro de la industria de los juegos para videoconsolas?
La evolución y el desarrollo de esta industria no hizo mucho más que comenzar. Solo en el año 2020, la industria del cloud gaming facturó 633 millones de dólares americanos a nivel global, según un informe de Newzoo. Pero las perspectivas a futuro son de desarrollo exponencial. En verdad, según esta fuente, se estima que en 2021 la industria del cloud gaming pase los mil millones de dólares americanos de facturación por vez primera, con un total 1.400 millones de dólares estadounidenses; y que en 2023 exceda los 5.000 millones de dólares americanos. Sin embargo, para poder este avance, los desarrollos en tecnología y también infraestructura desempeñan una función primordial.

Al fin y al cabo, todo semeja señalar que jugar en la nube es un modelo de consumo que se acelerará en los próximos años. No hay duda de que las interfaces del ámbito se combaten a varias adversidades por el sendero, primordialmente de carácter tecnológico. Y para esto, es indispensable que interfaces como Nware aporten su parte a la industria para ofrecer solución a los desafíos mucho más enormes del cloud gaming y, por lo tanto, a la digitalización del ámbito juegos para videoconsolas en su grupo.

#Nware #lleva a cabo #infraestructura #cloud #gaming #mucho más #complicada #del #mercado

Fuente: Comunicae