Con el objetivo de agradar a tiempo las novedosas solicitudes del mercado, las compañías están haciendo cambios clave. Olivia Trilles, Global Head of Technology Research en AuraQuantic, piensa sobre este tema en su última entrevista.

Las pretensiones de los clientes del servicio fueron mudando durante los años, pero recientemente la agilidad de cambio fué prácticamente exponencial. Nos encontramos frente a un nuevo género de cliente, con unas esperanzas completamente distintas. “El cliente valora considerablemente más el servicio que recibe que nuestro producto en sí, si bien resulte impresionante. Nos encontramos frente a un giro drástico de lo que busca un cliente, y que perjudica de lleno a todas y cada una de las compañías”, enseña Olivia.

Los clientes del servicio de en la actualidad procuran elasticidad y también inmediatez en todo instante. Por poner un ejemplo, no desean estar limitados a un horario de 9h a 20h, sino aguardan poder entrar, equiparar y obtener un producto cualquier ocasión, 24/7. Desean velocidad en completamente todo, sí, pero sin que ello afecte a la calidad del servicio y sin cobrarles mucho más por este motivo. La atención que aguardan recibir ha de ser especialista y, más que nada, amable. «Si respondes un correo electrónico de un cliente en tres horas, andas llegando tarde», dice Olivia en relación a los tiempos de contestación. Al fin y al cabo, este nuevo modelo de cliente busca en las compañías una figura que les guíe en el consumo del producto y que, naturalmente, se preocupe por ellos y les dé mucho más de lo que ellos han conseguido. Y la lista no termina ahí, evidentemente.

Esta novedosa situación piensa actualizar múltiples áreas de la compañía y también supone efectuar cambios a varios escenarios (creación de nuevos departamentos, minimización de la operativa interna, flexibilización de la planificación, etcétera.). Semeja muy difícil de cubrir y arrancar, pero según cuenta Olivia: “Hablamos de prosperar la operativa interna de la compañía. Solo eso. Y sería muy difícil si se tuviese que realizar usando hojas de ‘Excel’ y documentos eternos que absolutamente nadie lee. El lado bueno es que poseemos a nuestra predisposición el programa que automatiza los procesos para agradar al cliente de la Generación CX”. Las iniciales CX significan Customer Experience, o sea, experiencia del cliente. A estos clientes del servicio se les ha bautizado de este modo pues aguardan de las compañías una experiencia de cliente que sea, no buena, sino más bien deliciosa.

Distinguir a las compañías de la generación CX de las que no lo son puede ser difícil, pero es verdad que en este preciso momento, lo habitual es que todas y cada una de las compañías sean digitales. A la compañía de el día de hoy le resulta inviable realizar las demandas del mercado sin hacer de manera automática sus procesos internos, con lo que resulta simple comprender cuáles se están quedando atrás: las que no lo hacen, y Olivia añade: “Como apunte positivo, desde hace años, observamos que las compañías no apartan su estrategia tecnológica del resto de la estrategia primordial. El fundamento es pues la tecnología o el programa empresarial por el momento no son puntos opcionales, sino son la base para una aceptable ejecución empresarial”.

Además de esto, todas y cada una de las compañías, con independencia del campo en el que trabajan se combaten a un inconveniente común: proseguir ancladas anteriormente. Según Olivia, estas organizaciones no alcanzan conectar con el público por el hecho de que su forma de trabajar no responde a las pretensiones del cliente, y sentencia: “Las compañías que no cambien su forma de pensar y abran los ojos ahora mismo, están destinadas a ocultar”.

Olivia asegura que un programa de automatización de procesos debe contener un diseñador visual de flujos de procesos que deje colocarlos en marcha sin precisar programación, administración reportaje y también integrar una extensa lista de mecanismos ahora automatizados que se logren utilizar a golpe de clic. Además de esto, debe integrar tecnologías punteras como Sabiduría Artificial y Machine Learning y, fundamental, un sistema de costos que deje a las compañías ser mucho más flexibles. Como consejo para las compañías que no tengan automatizadas sus operaciones internas, Olivia expresa: “Que no se lo piensen mucho más y lo hagan ahora. Cada día que pasa sin arrancar la automatización de procesos, es un día regalado a la rivalidad”.

Sobre AuraQuantic
AuraQuantic es la interfaz digital desarrollada a fin de que los clientes de negocio logren hacer procesos y apps ilimitados de forma simple y rápida para hacer de manera automática las operaciones, reduciendo costos y mejorando la eficacia. Combina la sofisticación de un iBPMS (Intelligent Business Process Management Suite) para la automatización de procesos en ámbitos de integración, innovación y diseño deducible, admitiendo editar de principio a fin, todas y cada una de las operaciones de negocio sencillamente. Con la interfaz digital AuraQuantic es viable transformar ideas en apps de negocio, y apresurar la transformación digital.

#Olivia #Trilles #AuraQuantic #respondes #dirección de correo electrónico #tres #horas #andas #llegando #tarde

Fuente: Comunicae